pop

¿Vivir lejos de tu pareja es el secreto para una buena relación? Kaley Cuoco lo puso en práctica

kaley cuoco y su esposo viven separados en casas diferentes
Alberto E. Rodriguez/Getty Images

Conoces a alguien, se enamoran, se comparten memes, se casan y se mudan bajo el mismo techo. ¿O no? Varias parejas de famosos nos han demostrado que te puedes saltar algunos de esos pasos o cambiar el orden e igual tendrás unas relación llena de amor. Como es el caso de Kaley Cuoco y su esposo, quienes viven en casas separadas.

View this post on Instagram

Mine on Sunday’s 💏

A post shared by Kaley Cuoco (@kaleycuoco) on

"Penny" de The Big Bang Theory ha caminado hacia al altar en dos ocasiones distintas. En 2013 se casó por primera vez con el tenista Ryan Sweeting, y en 2018 le dijo que sí al jinete de equitación Karl Cook. A pesar de que ya llevan más de un año juntos (la ceremonia se llevó a cabo el 30 de junio), la actriz reveló que ella y Karl no comparten un solo hogar.

Esto no quiere decir que haya problemas en el paraíso. ¡Al contrario! De hecho, en este momento su casa de ensueño está en plena construcción, como explicó en una entrevista con E!.

La cuestión es que por sus respectivos planes y trabajos, a cada uno le conviene regresar la mayoría de los días a una ubicación diferente. Por supuesto, esto no quiere decir que no pasen la noche en el hogar de uno u otro.

View this post on Instagram

🏠🖤👫

A post shared by Kaley Cuoco (@kaleycuoco) on

Cuoco también añadió que no se ven en persona todos los días, lo cual le sienta muy bien a su relación, la cual ella considera como poco convencional.

Otra famosa que tiene un matrimonio similar es Gwyneth Paltrow, quien en 2018 contrajo nupcias con el productor Brad Falchuk. La actriz le dijo a InStyle en 2019 que apenas se iba a mudar con su esposo, un año después de la boda.

View this post on Instagram

Be mine @bradfalchuk ❤️

A post shared by Gwyneth Paltrow (@gwynethpaltrow) on

Falchuk profundizó en los motivos detrás de esta decisión. En una conversación con CNN comentó que sólo estaban en la misma casa cuatro días a la semana. La pareja decidió actuar así para que los hijos de ambos — de matrimonios anteriores — se adaptaran de a poco al cambio, en lugar de forzarlos a convivir.

El caso de Kaley y Karl es un poco más sencillo, porque no hay niños de por medio. Eso sí, hay muchos perros y un conejo dentro de la ecuación. Pero a ellos no parece molestarles que sus padres vivan en lugares distintos.

Lo que se destaca en ambas situaciones es el compromiso de las parejas de respetar la vida personal del otro, sin que esto implique que su relación no sea una prioridad. De hecho, uno de los ingredientes claves en un romance feliz y duradero es permitirle al otro mantener su espacio personal.

El amor representa a personas que deciden formar una nueva etapa juntos y no sólo mezclarse como dos bolitas de plastilina. Así que ya sea viviendo un tiempo en otras casas o viéndose menos veces a la semana, cada pareja decidirá qué modalidad los hará más felices a largo plazo. Incluso aunque a otras personas les parezca insólito.

Más sobre relaciones: