pop

Sarah Jessica Parker reveló secretos oscuros de la producción de 'Sex and the City'

sjp 1
Getty images

Sarah Jessica Parker hizo de su personaje en Sex and the City, Carrie Bradshaw, un ícono de la moda y de las relaciones con el sexo opuesto se refiere, algunas de las cuales la actriz se encuentra revaluando a través de lo que empieza a conocer del movimiento #MeToo. 

El  Me Too ('Yo también' , en español) empezó con la idea, en un principio, de ayudar a las sobrevivientes de violencia sexual, especialmente mujeres y niñas de bajos recursos, pero el hashtag hizo que este movimiento local se hiciera global, generando una conversación sobre el tema, en el que se exige que los perpetradores del abuso rindan cuentas y que se implementen estrategias políticas y sociales que sostengan el cambio a largo plazo, así lo describe la Organización Me Too Movement.

En una reciente entrevista para el medioNPR'sSarah Jessica Parker comentó que «no me sentía completamente en una posición, sin importar cuál era mi rol en el set, no me sentía tan poderosa como el hombre que se estaba comportando de una manera inapropiada, lo cual me parece simplemente asombroso decirlo en voz alta».

Sin embargo, la artista también reconoce que apenas hace unos meses empezó a reconocer las innumerables veces en que los hombres se comportaban mal, de manera inapropiada y todas las formas que lo había permitido. 

De acuerdo a la Oficina para la Salud de la Mujer se considera abuso sexual a cualquier tipo de actividad o contacto sexual que se produzca sin el consentimiento de la persona. 

Parker también explicó: «quiero decir, tenía todo el derecho de decir: 'esto es inapropiado'. Pude haberme sentido segura de acudir a un superior. De hecho, cuando se produjo una situación con alguien que me hizo acudir con mi agente, él les dijo: ' si esto continúa, le he enviado un boleto, y ella no regresará'».

Terminar con el acoso es un trabajo de equipo, no lo olvides. 

También te puede interesar: