pop

El bebé de Meghan Markle y el Príncipe Harry está cambiando la historia por estas razones

meghan markle principe archie principe william 2019
Dominic Lipinski - WPA Pool/Getty Images

Desde los inicios de su relación, el duque y la duquesa de Sussex se han caracterizado por llevar una vida un poco ajena a los protocolos reales. Esto ha provocado que varias de sus acciones se conviertan en históricas, pues quedan fuera de las tradiciones de la familia real.

Más allá de los actos inesperados que diferenciaron el parto de Meghan Markle en la Familia Real, el bebé del Principe Harry y la duquesa de Sussex ha marcado también una huella en la historia por estas razones.

#1 No tiene título real

A diferencia de sus primos George, Charlotte y Louis, quienes tienen títulos de príncipes o princesas, el hijo de los duques de Sussex no lleva ningún título real. La ley supone que este título está reservado a los descendientes del hijo mayor del Príncipe de Gales, es decir a los hijos del Príncipe William.

Archie Harrison Mountbatten-Windsor, al ser el primer hijo varón de Harry y Meghan, tenía el derecho de ser nombrado Conde de Dumbarton. No obstante, Meghan y Harry decidieron no darle a su pequeño este título, para mantener su vida lo más normal posible.

Archie conservó el apellido 'Mountbatten-Windsor', el cual es el apellido de los descendientes de la reina Isabel II que no tienen títulos reales.

gettyimages 1142161855
WPA Pool / Pool

#2 Primer bebé mestizo de la realeza

La ascendencia afroamericana por parte de su abuelita Doria Loyce Ragland, la mamá de Meghan, convierte a Archie en el primer bebé real mestizo, así como el primero de ascendencia estadounidense y británica.

#3 Doble ciudadanía

Archie Harrison Mountbatten-Windsor nació el 6 de mayo de 2019 en el Hospital Portland, en Londres. Su padre le concedió la ciudadanía británica. No obstante, Archie también puede ser elegible para la ciudadanía estadounidense.

Según el Departamento de Estado de los Estados Unidos, los hijos de un ciudadano estadounidense y un extranjero que nacen fuera de EUA adquieren la ciudadanía estadounidense automáticamente al nacer. Todo esto siempre y cuando el padre o la madre haya vivido en los Estados Unidos por un período de cinco años, donde dos de esos años hayan sido después de los 14 años de edad.

También te puede interesar: