Detrás de la enorme sonrisa y asombrosa rutina de esta gimnasta se esconde una enfermedad

katelyn ohashi ucla arizona state 21 enero 2019
Katharine Lotze/Getty Images

Si necesitas sonreír o asombrarte el día de hoy, sólo tienes que ver un video de Katelyn Ohashi en sus pruebas de gimnasia. Además de que esta joven logra calificaciones perfectas en sus competencias, también lo hace con una enorme y sincera sonrisa mientras baila y se divierte como nunca.

katelyn ohashi ucla arizona state 2019 21 enero
Katharine Lotze/Getty Images

En febrero de 2019 Katelyn volvió a hacerse viral, ya que por quinta vez consiguió un 10 perfecto en su rutina de piso. Las redes sociales están fascinadas con su talento técnico, y a su vez la adoran por lo feliz que se ve mientras practica el deporte que ama.

En primera instancia, esta atleta de apenas 21 años inspira a quien la mira a encontrar un trabajo o pasatiempo que despierte tanta pasión como la que ella desborda. Es un gran ejemplo de que puedes ser exitoso y feliz al mismo tiempo.

La historia de esta representante de la Universidad de California es fuente de motivación pura. Katelyn escribe en un blog colaborativo llamado Behind the madness, en donde comparte su experiencia como deportista de élite. Una de ellas es cómo las expectativas ajenas la destruyeron por dentro.

View this post on Instagram

let me be your mane.🦁 c/o @thecoconutyam

A post shared by katelyn ohashi (@katelyn_ohashi) on

Katelyn es parte del equipo nacional de gimnasia de los Estados Unidos desde 2009. A partir de ese año descubrió la presión bajo la cual se encuentran las niñas y jóvenes que participan en deportes de manera profesional. En especial en gimnasia, donde el cuerpo de las participantes es juzgado y criticado de manera constante.

En su página web, la atleta compartió una entrada de su diario de junio de 2010:

«Mi coach cree que mis errores o el que me caiga son consecuencia de que peso demasiado, así que adquirí el hábito de medir mis muslos con mis manos todos los días para ver si he ganado peso. Normalmente puedo alcanzar la mitad de ellos, pero hoy cuando lo intenté, no pude. Enloquecí de inmediato y me dije a mí misma que no podía permitirme terminarme mi mitad de sandwich en el lunch de esta tarde».

Pero todo cambió años después, cuando Katelyn descubrió que lo que necesitaba para desenvolverse de manera plena no era restringirse, sino aceptarse tal cual es. En septiembre de 2017, ella escribió:

«Tal vez no sea lo que algunas personas "esperan" de mí como gimnasta, o incluso en la vida diaria. Pero ¿qué creen? Estoy en un estado en donde yo encajo en mis propias expectativas. Uno en donde yo controlo mi destino, donde puedo verme en el espejo y no sentir asco, y donde finalmente soy feliz.

«Yo no vivo para impresionar al mundo a mi alrededor; yo vivo para impresionarme e inspirarme a mí misma. Es sólo un extra si puedo hacer lo otro en el camino».

Sus triunfos resultaron ser aún más impresionantes cuando en 2018 la gimnasta confesó que padecía una extraña enfermedad, conocida como granuloma anular.

El Centro de Información de Enfermedades Genéticas Raras explica que este trastorno provoca erupciones que suelen aparecer en forma de anillo. Hasta la fecha, se desconoce qué la causa.

Aunque lo usual es que esta condición desaparezca en un periodo de tres años, Katelyn lleva más de 10 años con ella. En 2008 comenzó como una marca en su brazo izquierdo; ahora, las protuberancias se extendieron en otras partes de su cuerpo. Pero la joven aprendió a aceptarlas como una parte más de ella misma y de su historia.

View this post on Instagram

a year without rain. 📷 @tea.ah

A post shared by katelyn ohashi (@katelyn_ohashi) on

Además del granuloma anular, la gimnasta se enfrentó a otro problema médico en 2016. Algunos de sus seguidores en redes notaron que se veía más delgada en aquel entoncen. Katelyn señaló que ese suele ser un cumplido para muchas personas, pero en su caso esa pérdida de peso se debió a la colitis ulcerosa.

Este tipo de colitis causa inflamación y úlceras en el tracto digestivo y, como señala la Clínica Mayo, puede tener complicaciones mortales de no ser tratada. Dolores insoportables y accidentes al no conseguir llegar al baño a tiempo fueron parte de la vida de la deportista. Pero ese nuevo desafío no la detuvo, y sobrepasó la pena para defender que ser "normal" no existe. Para ella, fue más importante conectar con las personas y darles valor.

View this post on Instagram

made lemonade🍋 @shardelaophoto

A post shared by katelyn ohashi (@katelyn_ohashi) on

La capacidad de adaptarnos a nuestras nuevas circunstancias es lo que nos vuelve más fuertes. Y después de conocer más sobre la historia de Katelyn Ohashi, seguro su sonrisa ahora te parecerá más brillante.

Te invitamos a leer: