pop

Jane Austen y la historia de amor imposible que inspiró Orgullo y prejuicio

orgullo prejuicio
Focus Features

Es una verdad universalmente aceptada que la realidad y la ficción se retroalimentan, aunque me atrevo a arriesgar que muchas veces la realidad es todavía más inverosímil y apasionante. Así fue en el caso de la vida amorosa de Jane Austen, marcada por un amor imposible en su juventud.

La mujer detrás del mito

Jane Austen es una de las escritoras más aclamadas de la literatura universal. En el poco tiempo que tuvo en este mundo (murió a los 41 años víctima de una enfermedad desconocida), nos dejó seis aclamadas novelas, así como algunas cartas dirigidas a su hermana, Cassandra, aunque esta quemó gran parte de la correspondencia de la autora después de su muerte.

A pesar de que se conocen varios de sus romances, nunca se casó, algo paradójico (o no tanto) en una escritora que se dedicó a escribir libros enteros sobre el amor y el matrimonio, como Orgullo y prejuicio, Sentido y sensibilidad o Emma.

Amor juvenil

untitled design 0 4
University of Texas/Jan Arkesteijn/Wikimedia Commons

De acuerdo con el sitio británico Newsletter, cuando Jane tenía unos 20 años conoció al irlandés Tom Lefroy, pariente de una de sus amigas y coetáneo de la escritora. Él era abogado de profesión y más tarde se convertiría en un político de peso. Por su alto nivel educativo, muchos especulan que podría tratarse del Mr. Darcy de la vida real para Austen por su soberbia y altanería.

Los jóvenes coquetearon y todo parece indicar que estaban enamorados, pero la relación no tenía futuro. Tom era el mayor de 11 hermanos y las necesidades financieras familiares hacían que se esperara de él que «se casara bien», en el sentido de conseguir una esposa con un mejor nivel económico que el suyo. Jane no entraba dentro del perfil; apenas era la hija de un clérigo.

De despedida

Hugh Thomson/Via: Wikimedia Commons

El romance, que duró cerca de un año, pronto llegó a su fin. Se sabe que el 14 de enero de 1796 Jane escribió: «Viernes. Por fin llegó el día en el que coquetearé con Tom Lefroy por última vez y, cuando recibas esto, habrá acabado. Mis lágrimas caen mientras escribo esta idea melancólica».

También se sabe que Tom se casó con Mary Paul, una joven de mejor fortuna, con quien tuvo siete hijos. La primera hija de la pareja fue bautizada con el nombre de Jane y, aunque muchos ven en eso un homenaje a la escritora, también es probable que aludiera a su abuela materna.

Toda la saga sería recogida en 2007 en la película Becoming Jane, protagonizada por Anne Hathaway.

Aunque son secretos que nunca llegaremos a atrapar, es muy posible que Jane haya escrito para sus heroínas el final que ella no pudo (y hubiera querido) tener.

No te vayas a ir sin leer...