Freddie Mercury convenció a Lady Di de vestirse de hombre por una divertida razón

princesa diana freddie mercury collage 0
Pool/Liaison/Getty Images | Hulton Archive/Getty Images

La Princesa Diana era famosa por su vivacidad y por desafiar al protocolo de la familia real británica. Una muestra de ello la tenemos en el cálido trato que tenía con las personas con SIDA, por ejemplo. Ella también disfrutaba de salir con sus amigos pertenecientes a la comunidad LGBT, como George Michael, Elton John y Freddie Mercury.

elton john peter straker freddie mercury 1977
Hulton Archive/Getty Images

(Elton John, Peter Straker y Freddie Mercury en 1977).

Cleo Rocos es la mujer que nos compartió algunas de las anécdotas más sorprendentes de Lady Di. Esta actriz y comediante trabajó en The Kenny Everett Television Show en la década de los 80. Ella y Kenny eran grandes amigos de la Princesa de Gales, y no era extraño que los tres salieran de fiesta con el cantante de Queen.

lady di vestido lila 2
Patrick Riviere/Getty Images

En su libro The Power of Positive Drinking, Cleo escribió algunas de sus memorias, con las cuales quiso demostrar que es posible beber alcohol sin sobrepasarse y pasarla bien. Una de sus compañeras de tragos fue nada más y nada menos que Diana Spencer:

«Tengo fantásticos recuerdos bebiendo con la Princesa Diana. [...] Recuerdo beber Bellinis de durazno con ella, Kenny y Freddie Mercury en el Bombay Brasserie cercano, antes de que todos fuéramos al penthouse de Kenny para seguir bebiendo.

«Jamás olvidaré ver a Diana Kenny y Mercury bailando alrededor del lounge al ritmo de Gypsy Kings, cada uno sacudiendo uno de los plumeros de Kenny en el aire».

cleo rocos kenny everett 1985
Fox Photos/Hulton Archive/Getty Images

(Cleo Rocos y Kenny Everett en 1985).

Una de las historias que más llamó la atención fue aquella en la cual Freddie, Kenny y Cleo vistieron a Diana con ropa de hombre para meterla en un club gay. El cuarteto disfrutaba de una comida juntos —seguido de unas cuantas copas de champaña— cuando decidieron llevarse a Lady Di a una noche en la ciudad.

Kenny no estaba de acuerdo, por miedo a que algo le sucediera la futura reina de Inglaterra. Freddie le dijo que la dejara divertirse y así fue como le pusieron una chamarra de camuflaje y unos lentes oscuros de aviador. Así llegaron al Royal Vauxhall Tavern, en donde Diana sólo estuvo 20 minutos sin ser reconocida. (Por cierto, ese bar gay continúa abierto).

(En este video promocional de su libro, Cleo Rocos se refirió a dicho momento).

Es importante señalar que no hay manera de confirmar si la anécdota de Cleo es 100 % verídica, porque tanto Diana como Freddie y Kenny ya no se encuentran entre nosotros. Aunque algunos etiquetaron esta historia como falsa cuando el libro salió a la venta, Cleo dio una entrevista en 2017 en donde volvió a contarla.

En el programa talkRADIO con James Whale, la actriz explicó que después de que el recuerdo se volviera público, varias personas se le acercaron para decirle que la Princesa de Gales también les había contado lo sucedido. Cleo dejo claro que narrar esa noche no tuvo el objetivo de ensuciar la reputación de su amiga, sino de retratarla como la alegre persona que era.

«Ella siempre tenía una luz y amaba reír. Se reía y reía, y ella era extremadamente ingeniosa y extremadamente divertida».

princesa diana henry kissinger united cerebral palsy awards 1995
Pool/Liaison/Getty Images

Después de conocer las travesuras que les jugaba a sus hijos Harry y William, nos queda claro porqué Cleo recuerda con tanto cariño el sentido del humor de Diana.

Te recomendamos: