pop

7 señales de que te estás convirtiendo en Thalía y no te habías dado cuenta

te estas convirtiendo en thalia 2018
Ilya S. Savenok/Getty Images for Macy's

El cumpleaños de Thalía y la increíble celebración que su familia le preparó, volvieron a darle viralidad a las hazañas de la cantante en redes sociales.

Últimamente las hilarantes actuaciones de esta talentosa latina en sus instastories nos remontan a través del #ThalíaChallenge a alguien que conocemos. Si piensas que Thalía no te recuerda a nadie o que los internautas exageran con este nuevo auge, tal vez tú seas la " tía Thalía" de tu familia o grupito de amigos y no lo hayas notado.

Estas son las 6 señales para que descubras de una vez por todas que te estás convirtiendo en Thalía:

#1 Empezaste a referirte a los demás como "pequeños retoños" o "mis vidas"

Por alguna razón ya no basta con referirse a alguien por su nombre o con un simple "oye" u "oiga". En algún momento en tu cabeza se volvió más tierno y chic usar apodos infantiles, que incluso son aplicables si hablas con personas cercanas a tu edad o mayores que tú.

"Mi vida", "retoño" o "corazón" son tus nuevos must en el vocabulario cotidiano y funcionan de manera increíble para pedir favores.

#2 Descubriste en los filtros de Snapchat un "hilo negro" de diversión garantizada

Siempre te ha gustado disfrazarte, si por ti fuera irías con disfraz a todas partes y usarías uno diferente cada día.

Antes de la aparición de Snapchat o Instagram tenías que esperar a que te invitaran a una fiesta para tener el pretexto ideal y sacar tus mejores vestuarios de fantasía.

Agradeces enormemente que la tecnología te permita portar máscaras, filtros, voces y demás complementos para realizar fotografías y videos temáticos ¿Cómo es que hay gente que no los aprovecha?

#3 La gente te señala, te apunta con el dedo, susurra a tus espaldas y a ti... ¡Te importa un bledo!

Puede que tu afición por los disfraces y tu permanente alegría saque de contexto a las mentes más cuadradas y conservadoras, ¿pero sabes? en el fondo de esa desaprobación se aloja un poquito de envidia.

Sin importar las críticas que llegues a recibir, sabes mantener la serenidad y la picardía, después de todo, las personas más importantes siempre se mantienen cerca, no se necesita nada más ¡Bien por ti!

#4 No te importa lo que dicta la moda, ¡tú tienes tus propias reglas!

Ya sea un vestido estampado con manzanas o un jumpsuit con muchos flequitos que hacen "tikitikitin", a ti todo se te ve di-vi-no porque lo portas con alegría:

#5 Aprendiste a reírte de ti misma

Tu comportamiento puede dar pie a chistes o parodias, pero en lugar de enfadarte aprendiste a tomarlo de mejores formas.

Justo como Thalía, quien pudo haberse enojado por la piñata que le dedicaron y en lugar de eso agradeció el homenaje de forma épica: le enviaron la piñata, se fue de fiesta con ella y pasará a la posteridad como el artículo de fiestas más afortunado de nuestros tiempos ¿Cuántas piñatas "despiertan" con una vista marítima de Manhattan a todo lujo?

#6 Tus amistades son más selectas

Es verdad que ya no tienes tantos amigos como antes, pero aplicaste la de calidad antes que cantidad.

Es raro que veamos a Thalía con sus viejas amistades de la década de los 90, pero en cambio se ha rodeado de personas que le brindan un mayor aprendizaje. Su precumpleaños lo pasó nada menos que al lado del gran icono de la moda Iris Apfel.

Una tarde de amigas que nada tiene que ver con charlas insulsas y vacías, sino que pudo haber derivado en una posible alianza de negocios.

#7 Te emocionan hasta las cosas más pequeñas de la vida

El chisme con tus amigas es más delicioso en la mañana. El desayuno se ha vuelto un ritual de buen café, buen pan y deliciosos platillos tradicionales.

Con el tiempo aprendiste técnicas milenarias que antes no apreciabas: como la forma correcta de colocar salsa en un mollete ¡Todo un arte no apto para novatos!

Si presentas 3 o más señales de este conteo, felicidades: eres oficialmente la Thalía de tus amigos y familia. No importa si aún no aprendes a apagar bien el celular, sigue disfrutando la vida ¡Tikitikikitin!

Ya que estás aquí: