pop

La verdad sobre el matriarcado en una PROVOCATIVA película de Netflix: te desafiamos a verla

no soy un hombre facil 1
NETFLIX

Hay quienes dicen que la igualdad de derechos entre hombres y mujeres ya existe. Por otro lado, organismos internacionales y organizaciones sociales luchan para mostrar al mundo que estadísticamente no es así, si bien es cierto que mucho ha cambiado y que hay países con niveles de desigualdad bastante más bajos que otros.

¿Pero alguna vez te has preguntado cómo sería el mundo al revés? ¿Cómo sería si las mujeres fueran el sexo dominante? ¿Si viviéramos en una sociedad matriarcal? Eleonore Pourrait, escritora, directora y actriz francesa se lo preguntó y realizó una película al respecto que nos lleva a imaginar otra realidad.

No soy un hombre fácil (Je ne suis pas un homme facile) es una producción de Netflix que se estrenó en 2018. Se trata de una comedia romántica que se encarga de replantear los roles de género a través de un mundo dominado por mujeres.

no soy un hombre facil 2
NETFLIX

«No soy un hombre fácil»

La trama gira en torno a un hombre llamado Damien que en un principio acosa a cuanta mujer se le cruce y refleja posiciones y pensamientos completamente machistas que aún están presentes en nuestra sociedad. Por ejemplo, justifica que su mejor amigo le sea infiel a su esposa con el argumento de que es la naturaleza de los hombres.

Sin embargo, todo cambia cuando choca su cabeza contra un poste, se desmaya y se despierta en una sociedad matriarcal.

Cómo sería un mundo liderado por mujeres

En este mundo ficcional, las mujeres ocupan trabajos comúnmente realizados por hombres, como lo es por ejemplo el de recolectar basura, pero también las posiciona en puestos de altos liderazgos, mientras que los hombres quedan a cargo de las tareas domésticas.

También refleja el constante acoso callejero, el abuso y la violencia sexual que sufre Demian por ser hombre en un mundo donde quiénes toman las riendas son las mujeres. En ese contexto, ellas constantemente se burlan de los «masculinistas» (el equivalente a las feministas en nuestro mundo), que luchan por la igualdad de género.

La película entonces sigue manteniendo al par binario «femenino/masculino», pero lo femenino ejercido por los varones en este caso. Por ejemplo, ellos representan lo dulce, lo delicado, lo sumiso. De esta forma, demuestra cómo son nocivas ciertas costumbres que tenemos naturalizadas en la sociedad y no nos damos cuenta, como incluso la opresión.

La trama se adentra también en temas existenciales más profundos. En una escena, el protagonista le explica a una mujer que en su universo paralelo patriarcal, las mujeres son más débiles, pero ella le explica que en su mundo, las mujeres son más fuertes y por eso fueron las elegidas para dar a luz. (Nada absurdo lo que se plantea, ¿no?)

Si bien la película hace una crítica a las estigmatizaciones de rol de cada género, lo cierto es que también es una comedia romántica y tiene escenas muy divertidas que incluyen clichés como la depilación, bromas y una sarta de frases que estamos acostumbradas a escuchar las mujeres todo el tiempo, pero en este caso, dirigidas a los hombres.

Entonces, de una manera graciosa gracias a este film, entendemos que lo femenino y lo masculino no es más que una mera construcción social y no corresponde a ningún dato biológico. Para los hombres que la vean, quizás ayude a conseguir un poco más de empatía hacia el sexo opuesto.

¡Mira el tráiler!

No te vayas sin leer: