pop

Estos patios para gatitos son tan increíbles que tú mismo querrás vivir en ellos

gatito dentro de una casa de juguete
Oksana Kuzmina vía Shutterstock

Existen dos tipos de gatos: los que sólo quieren dormir sobre el calor de la computadora (y tirar todo lo que hay sobre la mesa), y los que pasan tanto tiempo en la calle que incluso podrían tener otra familia secreta. Mantener a tu minino dentro de casa para evitar accidentes o que se pierda es una buena decisión. Pero tal vez a veces te da tristeza que no pueda salir a oler las flores o sentir el sol en su lomito.

Pues ya no te preocupes. Que los catios son la solución a tu problema.

Los catios son, en pocas palabras, como una jaula gigantesca para gatos. Pero a diferencia de una caja transportadora, estas sí son divertidas. O relajantes, depende de lo que le guste a tu bigotón.

Puedes dedicar una sección de tu patio o terraza para construir un patio para tus gatos (por eso el nombre, por el juego de palabras en inglés). Por lo general se arma con una estructura de madera rodeada por una malla metálica que impida que tu mascota se escape, pero que permita que el sol y la brisa lo visiten.

Lo ideal es colocarle rampas y plataformas para que los gatos puedan trepar. Ya sabes cuánto les gusta subirse a todo, y mejor que lo hagan en su patio a en el estante de los platos limpios.

Puedes adornarlo con juguetes e incluso muebles de humano, para que tú también disfrutes del espacio. Eso si decides armar uno grande, que también es posible construir uno pequeño afuera de una ventana.

El sitio Catio Spaces enlista algunos de los beneficios que un catio conlleva. Además de mantener a tu gato protegido y tu mente tranquila, también ayuda a evitar la preña accidental y el aumento de la población de gatos callejeros. Además, así los gatos no cazan aves de manera innecesaria (un animal casero no necesita matar para conseguir alimento).

Puedes construirlos tú o pedírselos a un carpintero profesional. Catio Spaces tiene a la venta planos de patios por si deseas tener uno con un diseño preestablecido que te haya gustado.

¿Qué tal? ¿Te gustaría que tu gato tuviera su propio reino?

Miau, miau, miau: