pop

Hay un motivo por el que Lady Di jamás gobernaría Reino Unido (y no fue su separación)

princesa diana y principe charles
Patrick Riviere vía Getty Images

La admiración de los ciudadanos de Reino Unido hacia Lady Di era incomparable. Su boda fue el evento real más visto en el mundo y se convirtió en un icono de amor al prójimo. Pero a pesar de ello, Diana nunca se convertiría en reina. Existen dos motivos: uno referente a su estatus como reina consorte y uno mucho más oscuro.

El título de reina consorte se le otorga a la esposa de quien se volvió rey por el orden de sucesión al trono. Es una especie de cargo simbólico porque, a pesar de ocupar el rango de reina, no poseerá el mismo poder político que su marido. En ese matrimonio, quien gobierna como tal es el rey. La reina regente es quien sí manda un país gracias a su linaje, como es el caso de la Reina Elizabeth II.

princesa diana 0
Princess Diana Archive vía Getty Images

Por esta razón, aunque el Príncipe Charles se hubiera convertido en rey, Diana sólo hubiera sido reina de nombre, pero no con una posición de gobernar. De cualquier manera, la Princesa de Gales en el fondo de su corazón sabía que jamás sería la líder de Reino Unido, sobre todo por cuestiones ideológicas.

A la Princesa Diana la recordamos por su sonrisa, por su pasión de ayudar a quienes más lo necesitaban, por el divertido cariño que le tuvo a sus hijos. Pero detrás de esa devoción y alegría, se escondía una fuerte depresión que nadie imaginaba, pero que Lady Di no temió contarlo años después de convertirse en miembro de la realeza.

En el documental Diana: In Her Own Words, la Princesa de Gales narró en voz propia los desafíos psicológicos y emocionales a los que se enfrentó a partir del momento en el que se casó con el Príncipe Charles.

Scott Barbour / Getty Images

Diana sabía que ella era diferente al resto de los nobles de Reino Unido. Una evidencia de ello se encuentra en cómo no temía saludar con la mano desnuda a los pacientes con SIDA. Algo impensable para los tabús de la época, sobre todo para un representante de la Familia Real.

Lady Di no sólo se percibía como diferente, también creía que el resto de la realeza la consideraba como un problema, como alguien que incomodaba por no apegarse al protocolo. Eso la llevó a decir una frase que, con los sucesos posteriores, adquirió un significado impactante. Seis años después de expresarla, Diana perdió la vida en un accidente.

«Yo estoy desempeñando mi papel como la Princesa de Gales… Pero al menos hasta que termine mis –como lo veo– 12 o 15 años como la Princesa de Gales. Es gracioso, pero no creo que sea más largo. Siempre supe que nunca sería la siguiente reina».

Te invitamos a leer: