hacks

6 ideas de decoración para que tus libros sean el centro de atención en la casa

Si eres un shopaholic de libros probablemente te sentirás identificado con esto: te compras tantos libros que al final no tienes ni idea de dónde meterlos y tu biblioteca está hasta el tope. Ya ni es lindo. Tus muebles parecen montañas a punto de desmoronarse y tus libros (que tanto quieres) no lucen.

Tener muchos libros es como caminar sobre una delgada línea que separa el mal gusto del bueno. Te guste o no, tus libros, y como los ordenas, dicen muchas cosas sobre ti. Una biblioteca bien ordenada te puede hacer ver como una persona culta, con los libros de Taschen y las revistas Kinfolk como un buen hipster. Pero haz un mínimo desliz y esa imagen chic va a desaparecer y vas a terminar pareciendo un desordenado y, seamos francos, algo raro.

Por eso te mostramos algunos tips para que puedas mantener tu espacio bien ordenado y que tus libros puedan ser el centro de la atención.

1. Ordénalos por color

Todos tenemos nuestras maneras de ordenar los libros, por autor, tamaño o hasta por el cariño que le tenemos. Pero esta es la única manera que cumple dos funciones: podemos mantener el orden y darle vida a un ambiente a la misma vez.

Si tienes paredes blancas y muebles de colores claros esta es una gran forma de darle un merecido toque de color y algo de alegría con algo tan ordinario como unos cuantos libros. Sin embargo, debes tener cuidado de no sobrecargar tu hogar si el resto de tus muebles o tus paredes son de otros colores.

2. Que tu biblioteca brille

Si eres de los que ordena sus libros por autor y no concibes la idea de poner a tus Rowlings junto a tus Kings, esta puede ser la opción para ti.

Ya tienes una biblioteca, pero es marrón o blanca, qué aburrido, ¿no? Darle una mano de pintura en la parte de atrás logrará que se destaque y que los ojos de tus visitas vayan directo hacia ella e inevitablemente hacia lo más importante: tus libros.

3. Déjalos ser

Para que tus libros sean parte de una decoración con buen gusto no hace falta que gastes cantidades enormes de dinero. Si no tienes el presupuesto para comprar una biblioteca de nogal ni el espacio para colocar un mueble nuevo, apilar los libros en el suelo puede ser tu solución.

Puedes colocarlos en el piso con algunas decoraciones, como un cuadro o una alfombra y listo, habrás utilizado un espacio de tu casa que normalmente no usarías y también le darás un aire más relajado y bohemio.

También puedes tomar libros que ya hayas leído y darles un nuevo propósito, como mesa de luz o apoyo para las macetas, por ejemplo.

4. Déjalos respirar

Uno de los problemas más comunes con las bibliotecas es cuando ya no hay lugar para más libros. Si los apilas uno encima del otro hasta que ya no quede ni un centímetro libre pueden pasar dos cosas: se te va a caer todo encima ose verá horrible.

Para que una biblioteca no se vea demasiado sobrecargada siempre es buena idea dejar un pequeño espacio entre los libros para colocar un adorno pequeño, como un retrato o un peluche, por ejemplo.

De esa forma el que la vea va a poder apreciar mejor las cosas que tienes en tu mueble y le va a dar un espacio para que la mirada respire.

5. Muéstralos como obras de arte

Como buen bibliófilo seguramente estés orgulloso de tus libros. A lo mejor tienes una versión especial de una novela que te emocione, o a hasta una primera edición de un clásico. ¿Así que por qué no presumirlos?

En vez de ponerlos de costado puedes colocarlos de frente y así todo el mundo puede apreciarlos. Además, también te puede dar ese respiro visual que necesitas en tu biblioteca. Elige una linda portada y ya tendrás una pequeña obra de arte para mostrar.

Si lo que quieres, en cambio, es mostrar tu pasaje favorito de una novela puedes hacer algo parecido a este novedoso marco para libros de Corner Block Studio y colgar tu libro como si fuera una pintura.

6. Reutiliza tu espacio

Quizás no puedas darle espacio a tu biblioteca porque está a punto de explotar, pero acá están las buenas noticias: puedes sacar algunos de esos libros y ponerlos a flotar.

Lo que acabas de leer. Flotar. Utilizando estantes invisibles (que son como las estanterías normales, pero más pequeñas) puedes tomar una pared vacía y darle un poco de vitalidad con unos libros.

Con estas estanterías, que puedes encontrar en una mueblería o también por Internet por un precio bastante bajo, puedes sacarle mucho provecho a paredes que, de lo contrario estarían vacías y, a la vez, mantener todos tus libros en orden.