Shazam! es mágica y familiar, pero destrozará todo lo que creemos del cine de superhéroes (y del DCEU)

shazam pelicula resena
DC Comics / Difusion

Luego de una etapa solemne y oscura, pero, también, disfrutable —al menos para los fans—, el DCEU dirige el timón hacia otro puerto. Comenzó con la maravillosa tonalidad de Wonder Woman, cortesía de Gal Gadot y ese brillo incomparable; luego marcó el rumbo a través de Aquaman y su éxito sin precendentes, para luego finalizar con la joya de la corona: Shazam!

Protagonizada por Zachari Levi —otro actor que parece haber nacido para el personaje— y dirigida por David F. Sandberg, quien supo manejar la comedia sin tener que recurrir a los sellos y la esencia de la editorial rival, Shazam! es pura emoción, pura alegría, puro heroísmo... «puro corazón».

En un principio, la cinta se centra en el origen del villano y, en consecuencia, la inclusión de la magia en un universo (el DCEU), que había sugerido su existencia y justificado parte de los eventos en las películas anteriores a través de ella, pero nunca la había explorado por completo. De esta manera, el film nos sumerge en los elementos de un mundo mágico espectacular, visualmente sorprendente, con sus propios códigos y reglas.

El desarrollo del villano, esencial para la coherencia de la historia, sería retomado más adelante porque llegaría el momento de la verdad: la aparición de Billy Batson.

Billy (Asher Angel) representa la parte más dura, sufrida y humana de un superhéroe mágico que debería representar la perfección y la divinidad. Batson es un niño independiente que dedicará su vida a buscar a su madre, aun si debe alejar al resto de las personas que se preocupan por él en el proceso. Su búsqueda de pertenencia y el concepto de familia serán los ejes fundamentales para las decisiones que tomará y lo que determinará la dirección del viaje de Shazam, como personaje.

Luego de conocer a su nueva familia, encontrará en Freddy Freeman (Jack Dylan Grazer), su nuevo hermano adoptivo, un amigo y, también, mentor. Freedy es un friki de los superhéroes que recolecta, analiza y colecciona todo tipo de material relacionado con los metahumanos que impactan el mundo con sus proezas.

De esta manera, el vínculo entre ambos se hará más estrecho, más firme y, de a poco, influirá en Billy Batson enseñándole la importancia de contar con los demás y el significado de lo que es una familia.

Dicho de esta manera, puede que suene cursi, liviano y superficial, pero es la esencia de un largometraje cálido y respetuoso que no hace uso de golpes bajos o melodrama barato para contar la historia de este superhéroe único: un niño capaz de transformarse en adulto y obtener poderes superiores (en algunos aspectos) a los de Superman, pero que continúa siendo un pequeño huérfano en búsqueda de identidad y aceptación. El carácter humano de esta historia simple y familiar es lo que la hace tan entrañable y genera empatía con el público.

Por otra parte, podemos afirmar con certeza que finalmente DCEU decidió apostar por la comedia pura y dura, sin que esto suene como un insulto a los cimientos de su universo...¡y qué acierto fue hacerlo! Shazam! es la película de superhéroes más divertida desde Deadpool.

Shazam! no se toma a sí misma demasiado en serio. Es una película que entiende lo increíble de la premisa y lo ridículo que suena ser un superhéroe, por lo tanto, lo usa a su favor. Los chistes son inteligentes, inocentes y recurrentes, aunque dan lugar para el drama liviano que presenta la película. Es que el film no se siente como una historia actual de superhéroes, como otro títulos del DCEU o Marvel en donde existe comedia, pero que trata de alivianar la tensión de tanto peso dramático; sino, más bien, es la concepción de un superhéroe al mejor estilo de los setenta, cuando Christopher Reeve impresionaba con Superman.

El apartado músical, quizá, fue lo único cuestionable. Si bien supo deleitar con temas precisos que acompasaron el desarrollo de la trama, la musicalización de los momentos, en ocasiones, no dejaba en claro si se trataba de drama, de comedia, o de una conjunción de ambas.

Este fue el problema más visible de Shazam!: no supo distinguir y establecer límites entre drama y comedia con claridad. Muchas escenas podrían haber sido grandiosas de haberse marcado la diferencia, de otro modo, jamás se sabrá si fueron construidas a propósito o fueron simplemente 'cheesy'.

De todas formas, Shazam! es, sin lugar a dudas, la película más disfrutable del DCEU, superando los éxitos anteriores y perfilando a Warner hacia una dirección mucho más familiar y autosustentable, sin forzarse a imitar la fórmula de su tradicional rival.

Shazam! destrozará todo lo que creemos que debe ser el cine de superhéroes en la actualidad. Cuando Marvel marca la tendencia y Warner, con su DCEU, trata de llevar la contra, este film se levanta con una nueva visión híbrida y esperanzadora.

Calificación: 9/10

Y tú, ¿qué piensas al respecto?

Podría interesarte:

Esperamos tus comentarios.