Justice League: el DCEU y el problema de Superman

clark kent lois lane justice league
Warner Bros.

«El mundo sigue de luto tras la muerte de Superman» asegura en uno de los tráilers de Justice League la voz de una reportera, una de esas locuciones que se suelen incluir para explicar lo que estamos viendo y situarnos en el clima social y político.

Al momento siguiente, una pila de periódicos listos para ser distribuidos alertan en su portada con el titular «El MUNDO SIN ESPERANZA».

Desde sus adelantos, Justice League se establece como una película cargada con un sentimiento apocalíptico y catastrófico, originado y justificado por la ausencia de Superman.

La premisa misma de la película —Steppenwolf y sus Parademons invaden la tierra para reunir las tres Cajas Madre— se explica también por esta ausencia, este presunto vacío que es el núcleo dramático de gran parte de Justice League y que ahora lleva al supervillano a planear por fin su misión conquistadora.

Con esto, Justice League pretende infundir en Superman, in absentia, y solamente por el hecho de estar muerto, esas cualidades icónicas y emblemáticas del superhéroe de DC Comics, ese carácter de guía espiritual y faro moral, de protector último y símbolo de esperanza, que ciertamente están asociadas a su figura pero que en realidad nunca tuvo en este Universo extendido de DC.

El Hombre de Acero que conoció el mundo

Man of Steel 2 ya esta en camino 3
Clay Enos / Warner Bros. Pictures

Si se quiere Man of Steel podría valorarse, al menos, como un arriesgado intento de dar origen a una nueva versión cinematográfica de Superman diferente y original.

Desafortunadamente, el resultado no fue en absoluto satisfactorio.

La historia de sus orígenes está marcada por la ambigüedad, por el hecho de que Kal-El/ Clark Kent nunca comprende ni termina de aceptar del todo su lugar en la tierra ni su misión como superhéroe.

Se ve aquejado por contradicciones internas, y sus increíbles superpoderes parecen más una pesada carga, una complicación, antes que un medio para combatir el mal y traer el bien a la humanidad, cosas que hace en puntuales ocasiones casi como una obligación que le ha impuesto el destino (rescatar un ómnibus escolar).

En definitiva, un Superman con las dudas y las inseguridades de un humano, cuando lo que siempre ha definido al personaje es el hecho de ser esencialmente no humano —sobrehumano—, y aún a pesar de eso dedicar su vida a salvar la humanidad y la tierra, la que le dio a sus padres adoptivos.

No lo ayudó, por cierto, que su padre adoptivo, Jonathan Kent (Kevin Costner), le haya enseñado desde pequeño que sus poderes solamente le traerían penas y complicaciones, que lo mejor era ocultarlos y preocuparse por sí mismo en lugar de por los demás, una creencia por la que Jonathan llegó incluso a perder su propia vida. Irónicamente, en medio de un acto heroico (salvar al perro).

Tuvo que venir una inteligencia artificial kryptoniana, que cobró la forma de su padre biológico Jor-El (Russell Crowe), a explicarle, a poner en palabras concretas, lo que Kal-El debería haber sentido o aprendido mucho antes. Casi como si hubo que ordenarle que utilizara sus poderes para salvar la humanidad.

Lo primero que hizo Superman tras esto (tras haber estrenado su traje con la gran «S» en el pecho, literalmente el símbolo de la esperanza) fue entregarse al gobierno ante la demanda del General Zod.

Y lo que hizo después fue finalmente combatir a Zod en la famosa Batalla de Metrópolis, que destruyó gran parte de la ciudad y dejó una buena cantidad de civiles muertos y heridos.

Fue en ese batalla en la que Superman se dio a conocer al mundo, y, sobra decirlo, no fue una buena primera impresión.

El mundo con Superman

Warner Bros.

Batman v Superman: Dawn of Justice nos muestra las repercusiones que tuvo en el mundo la presencia de Superman, un alienígena con increíbles superpoderes.

Sí, es cierto que se erigieron algunas efigies y monumentos para conmemorar que el mundo había sido salvado de la gran amenaza apocalíptica de Zod, pero su propio monumento fue vandalizado con una inscripción que rezaba «Falso Dios», y su figura era, por lo menos, controvertida.

El clima era de desconfianza y temor, primero por la certeza de la presencia alienígena en general y luego por la propia presencia de Superman.

Esta visión, obviamente, está representada en Bruce Wayne, que considera que debe acabar con Superman.

Se puede suponer, y de hecho algunas escenas lo muestran, que en el medio de todo esto Superman realizó algunas acciones heroicas puntuales, pero definitivamente poco hicieron por cambiar la percepción general que el mundo tenía sobre él.

Warner Bros.

Mucho menos cuando quedó involucrado con un misterioso acto terrorista en África, y muchísimo menos después, cuando se presentó ante el congreso para probar que sus intenciones eran buenas, y todo terminó con una catástrofe de la que él fue el único sobreviviente, después de que una bomba se activara ante sus propias narices (o espaldas).

Por segunda vez, Superman se impone un autoexilio, conflictuado y vacilante ante sus poderes y lo que estos representan, del que regresa solamente por motivaciones personales: el secuestro de su madre.

Una vez que regresó, fue manipulado por Lex Luthor y derrotado por Batman, aunque se salvó de la muerte gracias al ahora trístemente célebre «giro Martha». Batman v Superman ni siquiera le dio la posibilidad de rescatar a su propia madre, dejando a Batman encargado de ello, y relegando a Superman a ver, sin poder hacer nada, cómo Lex Luthor crea a Doomsday.

El panorama general no da una buena imagen de Superman.

Su redención llega, como sabemos, cuando acaba con Doomsday y muere en el acto. Superman existió como tal en el mundo por poco menos de dos años.

Un nuevo Superman

Warner Bros. Pictures

El salto hacia Justice League, convertido en el símbolo definitivo de la esperanza para la humanidad, es esencialmente un acto de magia, o mejor dicho, una expresión de la pura voluntad del guion, en absoluto justificada con lo que habíamos visto.

Una de las cosas más atractivas de Justice League es el ritmo de la primera parte de la película, cuando Bruce Wayne y Diana reconocen la inminente amenaza de Steppenwolf y comienzan a intentar reclutar a otros metahumanos, es decir The Flash, Aquamany Cyborg. La película fluye hasta su primer enfrentamiento con Steppenwolf, pero después, una idea cruza por la mente de Bruce Wayne y se rompe esa armonía que traía la película.

advertencia de spoilers
Vix

La presencia de Superman ya estaba sugerida en los adelantos, así que hablar de su retorno no es exactamente un spoiler. Pero sí hablaremos de las circunstancias en que se da esto, así que si no quieres conocer más detalles, no sigas leyendo.

En su primer enfrentamiento con los superhéroes, Steppenwolf demostró todo su poderío, así que Bruce Wayne considera, razonablemente, que Superman sería una buena adición al grupo y, contando con una de las Cajas Madre, se le ocurre que podrían resucitarlo, generando las primeras tensiones internas en el grupo, ya que Arthur y Diana se oponen firmemente.

justice league todos
Warner Bros.

Pero esta motivación no es la única que tiene Bruce, sino también aquella que encaja con esa nueva imagen que Superman ha adquirido de repente.

«El mundo necesita a Superman. Nuestro grupo necesita a Clark» le dice Bruce a Alfred, haciéndose eco no solamente de la inexistente visión de Superman como salvador y símbolo del mundo, sino también de un no menos inexistente afecto personal e íntimo con Clark, con quien solamente compartió dos peleas, una de ellas enfrentados.

Finalmente resucitan a Superman y éste vuelve dispuesto a combatir a los héroes con todas sus fuerzas y sin hacer preguntas, sin más razones para esto que la confusión de volver de la muerte. Nuevamente, Superman se ve como un héroe que alberga la violencia y la confusión en su interior.

Para solucionarlo, sobreviene otro «momento Martha», esta vez con Lois Lane, que aparece repentinamente, convocada por Bruce Wayne, para calmar la ira de Superman.

Clark Kent y Lois Lane se van juntos hacia Smallville y protagonizan allí una de esas escenas emotivas y sentimentales, por momentos en exceso (Lois le avisó a Martha también, que llega para abrazar a Clark entre las cosechas), que representa el cambio de tono más notorio de la película (evidentemente, esta es la secuencia más Zack Snyder de Justice League), antes de volver a retomar el argumento para el gran enfrentamiento final.

En éste, Superman vuelve, ahora sí, convertido en el héroe que siempre debió ser, el más poderoso de todos, el que se involucra en su misión salvadora con convicción y firmeza, el que se preocupa por poner a salvo civiles... el que tiene como objetivo último y primordial el acabar con el mal y el que representa, sin serlo, lo mejor de la humanidad; la fe, la esperanza y la justicia, sin que nada de esto parezca una carga o una cruz para él.

Con suerte, tal vez no sea demasiado tarde para esto.