Justice League: la creación del grandioso equipo de superhéroes de DC entusiasma, pero no deslumbra

justice league 2
Warner Bros.

Warner Bros. y DC apostaron todo su dinero a un número ganador, Justice League, la película que presuntamente definirá el futuro del Universo extendido de DC, y de la que dependen las ambiciosas producciones ya previstas para los próximos años.

Todo su dinero es una forma de decir, pero... con un presupuesto que rondó los 300 millones, Justice League es una de las películas más costosas jamás realizadas en Hollywood (solamente superada por Piratas del Caribe 4).

Y parte de los gastos extra de la película se debieron a los reshoots, a la filmación de nuevas escenas a cargo de Joss Whedon, después que Zack Snyderabandonara la película por motivos personales.

No es difícil suponer que con Joss Whedon como responsable, que además recibió crédito como coguionista, Warner Bros. pretendía de algún modo replicar en Justice League las virtudes de The Avengers, la película de Marvel que marcó el camino a los universos cinematográficos de superhéroes.

Y lo ha hecho (lo de replicar las virtudes de The Avengers), aunque sólo en parte, solamente hasta donde era posible dadas las diferencias inherentes a cada universo y sus personajes.

Como The Avengers pero en DC

justice league 1
Warner Bros.

Ambas películas comparten el hecho de reunir a sus grandes superhéroes, introducir otros nuevos, juntarlos a todos en un poderoso equipo, no exento de algunas tensiones y diferencias internas, que finalmente son superadas para unir realmente sus fuerzas ante una apocalíptica amenaza externa, de parte de un imponente villano de otro mundo y sus esbirros.

Es un esquema arquetípico y que parece simple, pero no siempre lo es. Basta ver Suicide Squad, que intenta seguir la misma fórmula pero fracasa estrepitosamente.

Así que un acierto de Justice League es hacer que ese esquema funcione y sea realmente efectivo y entretenido, aún si no constituye un argumento particularmente original o sorprendente.

Es claro que la película apuesta a lo seguro.

No sabemos exactamente cuánta incidencia tuvo Joss Whedon en el resultado final, pero los paralelismos de Justice League con The Avengers son múltiples y evidentes.

Así como en aquella el Teseracto funcionaba como una suerte de MacGuffin sobre el que giraba la trama, en este caso se trata de las tres Cajas Madre, las que busca reunir Steppenwolf, un villano que tiene buenos momentos para demostrar su poderío físico pero que eventualmente resulta insustancial y olvidable, sobre todo en un tercer acto en el que la película no mantiene la solidez del principio.

Mientras que en The Avengers la muerte de Phil Coulson sirvió como catalizador de la unión del equipo, en ésta es la ausencia de Superman la que sobrevuela e impulsa al grupo.

Bruce Wayne (Ben Affleck) y Diana Prince (Gal Gadot) reclutando a los demás superhéroes, su introducción y la presentación de las circunstancias individuales de cada uno de ellos, es una parte realmente disfrutable de la película.

Conocemos a un Barry Allen/ The Flash (Ezra Miller) desenfadado y divertido (aunque también atado a un duro pasado y a trágicos eventos cuyas consecuencias todavía lo afectan), a un Victor Stone/ Cyborg (Ray Fisher) menos desarrollado pero con un papel crucial en la trama, y a un Arthur Curry/ Aquaman (Jason Momoa) que es un verdadero badass y el más renuente de los héroes.

justice league todos
Warner Bros.

Las tres cajas, además, justifican en la trama el involucramiento de Cyborg y de Aquaman, y también originan una secuencia con las amazonas en laisla de Temiscira que es una de las mejores de la película y nos recuerda por qué Wonder Woman es mejor antecedente para Justice League que Batman v Superman.

Zack Snyder vs. Joss Whedon

En efecto, los problemas de la película tienen que ver con asuntos que se arrastran desde Man of Steel y Batman v Superman: Dawn of Justice.

Así como Joss Whedon fue contratado para ocuparse de este asunto de ensamblaje e introducción, Warner Bros. había revelado también la presencia de Geoff Johns (jefe creativo de DC Comics) y Jon Berg (productor de Wonder Woman) como productores, quienes se encargarían de corregir y prevenir errores cometidos en Batman v Superman.

Johns aseguró que su prioridad era contar una historia más sencilla y directa, cosa que se hizo, pero los demás esfuerzos estuvieron orientados a lavar la imagen de Superman y convertirlo en ese superhéroe ejemplar que el mundo ve como salvador y como fuente suprema de esperanza y optimismo.

batman vs superman cyborg confirmado 2
Warner Bros. Pictures

El Superman (Henry Cavill) del DCEU nunca fue este superhéroe, sino uno conflictuado, aquejado por contradicciones internas y traumas familiares, vacilante, inseguro y falible, uno que el mundo miraba con desconfianza y recelo.

Ahora súbitamente eso ha cambiado con su muerte, lo que resulta un poco traído de los pelos.

Se puede entender que tal vez la opinión pública, que había estado dividida, haya disminuido su condena a Superman después de que mató a Doomsday y murió en el proceso, pero de ahí a ser el superhéroe que simboliza la esperanza y la unidad, el que el mundo necesita, hay un largo camino.

El Batman de Ben Affleck es ahora un personaje más agradable y consistente que el de Batman v Superman, con motivaciones más claras y sencillas, y alejado de aquella oscuridad, del cinismo, el afán de venganza y la violencia, lo que le da a casi toda la película un tono más amable y llevadero, siendo él el núcleo de la Liga de la Justicia.

Pero todo esto se interrumpe cuando Superman se vuelve el centro de atención, y la película regresa a ese tono solemne y sentimentalista, serio y atribulado, a situaciones y conflictos que parecen pensados más en función de las majestuosas o emotivas imágenes que darán que de la justificación, pertinencia o sentido narrativo.

justice league 3
Warner Bros.

Para el final queda, inevitablemente al tratarse de un millonario blockbuster de superhéroes (tendríamos que dejar de esperar otra cosa), un épico enfrentamiento marcado por la presencia de abundante CGI colorido y genérico, aunque rescatado por algunas secuencias de Wonder Woman —que nuevamente se roba la película— y otras de Flash que se permiten un tono humorístico para romper con la monotonía de la destrucción a gran escala y las frases grandilocuentes que héroes y villanos profieren en estas ocasiones.

Justice League es una película atípica para el DCEU.

Una que sin dudas no es fallida como lo fueron Batman v Superman y Suicide Squad, que resulta entretenida y hasta por momentos graciosa, pero finalmente tampoco demasiado memorable ni distintiva, lo que, si tenemos en cuenta que reúne a los superhéroes más fascinantes e icónicos de DC, es un cierto fracaso.

Por el momento, el DCEU sobrevive, pero habrá que ver hasta dónde se seguirán arrastrando los errores cometidos en los inicios de la franquicia.