pop

La historia de la tía May en el cómic es más alocada de lo que piensas

7 momentos de Civil War que deberian aparecer en el film 7
Marvel Entertainment

Uno de los mejores superequipos que la vida nos ha dado a los mortales es el de los tíos y tías. Los que somos afortunados hemos tenido (y si somos aun más afortunados, todavía los tenemos) tíos y tías que han estado siempre a nuestro lado, ya sea para cuidarnos, malcriarnos o incluso educarnos en la rectitud moral cuando era necesario.

En el superequipo de los mejores tíos y tías de la ficción tenemos a una señora de bien que destaca por encima del tío Cosa, el tío Rico McPato, e incluso de Patty y Selma. Hablamos nada más y nada menos que de la vieja y querida May Reilly de Parker, o como todos la conocemos, la tía May.

Ella estuvo allí para hacer de Peter Parker no solo una gran persona, sino también un gran superhéroe cuando se enfundaba en la máscara de Spider-Man. Y por eso mismo su vida no ha sido sencilla y se ha visto envuelta en muchas aventuras peligrosas e historias alocadas. Aquí te dejo unas muestras de por qué la jubilación no es sinónimo de paz y tranquilidad para la tía May...

#7 El tío Otto

los planes mas ridiculos de los villanos 4
Marvel Comics

La década del 70 en los cómics de Spider-Man abarcó todo el espectro de delirios, desde los más grotescos hasta los más oscuros y tenebrosos, como la muerte de Gwen Stacy. Una de las historias más retorcidas nos llegó gracias a Gerry Conway y Ross Andru, en The Amazing Spider-Man #131 (abril, 1974). La historia se tituló My Uncle... My Enemy? (Mi tío... ¿Mi enemigo?), y en ella asistimos a un complejo plan del Doctor Octopus, quien pretendía casarse con la tía May porque ella había heredado una planta nuclear abandonada en una isla de Canadá, y Otto necesitaba usar esas instalaciones para una cosa (seguramente algo maligno).

Tía May, entendemos que te sientas sola, pero ¿el Doctor Octopus? ¿En serio?

#6 La tía menos perspicaz del universo

Marvel

A lo largo de los años hubo más de una oportunidad para que la tía May tuviera buenos motivos para sospechar de la identidad secreta de su querido sobrino —hasta que eventualmente lo descubriría, recién en enero de 2002, en el número 37 de The Amazing Spider-Man Vol. 2, gracias al guionista J. Michael Straczynski y el ilustrador John Romita Jr.—.

La cuestión es que la dulce ancianita debería haber tardado menos en resolver la sencilla ecuación. Convengamos que Peter fue siempre muy descuidado al esconder su traje, además de las múltiples heridas que solía presentar, los horarios desordenados, las constantes vendettas que sus enemigos descargaban contra la pobre May... No está en mí acusar a nadie, pero prefiero creer que la tía May era muy despistada, y no una tonta viejecita.

En la imagen de arriba vemos la primera ocasión de muchas en que la tía May encontró el traje de Spider-Man entre las cosas de Peter, en The Amazing Spider-Man Vol. 1 #25 (junio, 1965). Su sobrino escapó a la acusación convenciéndola de que era un disfraz que pensaba usar como broma... Repito: despistada, no tonta. Que quede claro.

#5 ¿Lanzatelarañas ginecológicos? ¿WTF?

Marvel

Luego de descubrir la identidad secreta de su sobrino (tal como lo acoté en el ítem anterior), la tía May decidió que ayudaría a Spider-Man en todo lo que estuviera a su alcance. Por ejemplo, una de sus primeras acciones fue cancelar su suscripción al Daily Bugle, puesto que allí siempre hablaban pestes del amigable vecino de New York. Y en el #43 de The Amazing Spider-Man Vol. 2 (septiembre, 2002)la ayuda debió ser más inmediata. Tía y sobrino estaban en tránsito a Los Angeles para visitar a Mary Jane Watson, y en el aeropuerto (con seguridad máxima por los relativamente recientes eventos del 11 de septiembre de 2001) los guardias revisaron las pertenencias de Peter y encontraron sus lanzatelarañas. Ante la obvia pregunta de qué rayos era eso, la tía May hizo suyo el protagonismo al asumir con mucha velocidad y creatividad que esos extraños elementos metálicos eran de su propiedad, para utilizar en ciertos procedimientos de ginecología geriátrica.

¿Vieron? Yo dije que era despistada, no tonta. Su agilidad mental lo demuestra.

#4 Retirada pero muy activa

Marvel

Más allá de su edad la tía May es una señora muy activa, al punto tal de que cada tanto decide darle un giro a su vida y volver a casarse, generalmente con algún enemigo de su sobrino (tal y como ya hemos visto).

En el número 600 de la serie The Amazing Spider-Man Vol. 1 (julio, 2009) nuestra adorada tía contrajo matrimonio nada más y nada menos que con J. Jonah Jameson Sr., el anciano padre del director del Daily Bugle y acérrimo enemigo de Spidey (y ocasional jefe de Peter Parker), J. Jonah Jameson. Algunos meses antes de este enlace, Peter tuvo la mala suerte de descubrir el romance de la tía de la peor manera: entró al dormitorio de la anciana y la encontró retozando amorosamente debajo de las sábanas con el vejestorio padre de J. J. Jameson. Dura imagen, Peter, te entiendo. Pero para el amor no hay edad, amigo.

#3 De jubilada a heraldo intergaláctico

Sabias que la Tia May fue heraldo de Galactus
Marvel Comics

No, no se trata del título de la próxima película de Adam Sandler (aunque bien podría serlo). Hablamos aquí de una historia que viene de los absurdos inicios de la década del 80, cuando los cómics más mainstream sufrían de esa especie de bipolaridad que nos daba historias que marcarían tendencia por su seriedad y oscuridad (como Wolverine Vol. 1, de Chris Claremont y Frank Miller, por nombrar un ejemplo de Marvel), y después nos descolocaban con las historias más estúpidas e inesperadas, como esta.

Sencillamente, se trata del número 137 de la publicación Marvel Team-Up (enero, 1984). Esta era una de esas series donde escritores y artistas se sacaban las ganas de hacer esas cosas locas que en las series regulares no podían hacer por respeto a los lectores y a los personajes. Para que se hagan una idea, la portada de este número decía «Tía May y Franklin Richards vs. Galactus», «¡No es un engaño! ¡No es un What If [Qué sería si]! ¡No es una historia imaginaria!», «ALERTA: es el mes del asistente del editor. No digas que no te lo advertimos». Imagínense...

Si quieren saber más de esta esta peculiar historia, aquí debajo tienen un enlace a nuestra reseña. 

#2 Tiro al arácnido

Que personaje de Marvel morira ahora 1
Marvel Comics

La tía May será todo lo que será, pero seguro que no es ninguna miedosa (ni tonta, recuerden; aunque puede ser un poco despistada). La hemos visto entrar en acción en repetidas oportunidades. Una de las más memorables por su simpleza e impacto narrativo es la que presenciamos en The Amazing Spider-Man Vol. 1 #115 (diciembre, 1972), cuando la tía May descargó una pistola contra Spider-Man en defensa del Doctor Octopus, para quien trabajaba por ese entonces. Por suerte para todos, justo en el momento de apretar el gatillo llegaban las patrullas policiales al lugar, y el ruido de sus sirenas distrajo a la anciana pistolera afectando su puntería.

#1 ¡Terapia urgente para Peter!

Marvel

Peter tuvo que sufrir la imagen de ver a su amada tía retozando en el lecho amatorio con el padre de su jefe y enemigo, como ya comenté algunos ítems atrás. Eso puede ser terrible para los traumas de cualquiera, y de por sí puede ser un buen disparador para ir a terapia psicológica de por vida. Imagínense entonces qué tanto peor sería que entre las imágenes de tu mente albergaras recuerdos ajenos como si fueran propios, y entre ellos se incluyeran secuencias en las que mantuviste relaciones carnales con tu anciana tía. ¿Escalofríos? Esto es lo que Peter tuvo que sufrir tras el intercambio de cuerpos con Otto Octavius, el infame Doctor Octopus.

Concretamente, en The Amazing Spider-Man Vol. 1 #699 (diciembre, 2012), de Dan SlottHumberto Ramos, Peter logra experimentar todas las vivencias de su tradicional rival, entre ellas la nefasta ocasión en que la tía May y Otto tuvieron relaciones sexuales premaritales. Muy amarga resolución para tu complejo de Edipo, amigo Peter...

¿Qué otras locuras protagonizadas por la tía May recuerdas?