pop

5 cómics que nacieron a partir de conflictos mundiales buscando cambiar la realidad

DC Comics / Marvel Comics

Recientemente, durante un almuerzo con mi mejor amiga, surgió una interrogante que, minutos después, desembocó en un acalorado debate: ¿han existido cómics que nacieron desde la realidad para cambiarla? Esa fue la premisa inicial impuesta por mi amiga, quien, aunque sin experiencia, en su tiempo se declaró potencial aficionada al mundo de los cómics, por lo que era mi deber honrar su interés con una respuesta adecuada.

A partir de allí — al mejor estilo Obi-Wan Kenobi—, utilicé el terreno alto para dominar la conversación (o por lo menos, eso intenté), ya que, si bien la respuesta fue afirmativa, creí conveniente establecer una segmentación: cómics que cambiaron la realidad desde un punto cronológico real, y cómics que cambiaron la realidad a partir de una ideología; algo que fue totalmente refutado por mi amiga. 

Debo admitir que tiene algo de razón: cualquier evento histórico está ligado a una ideología atemporal, por lo que lo cronológico podría pasar a un segundo plano; pero, a continuación, trataré de explicar mi punto.

DC Comics/ Warner Bros.

Desde el inicio de los cómics (y de cualquier arte), lo histórico ha tenido gran participación en el desarrollo de ideas para tramas o personajes. Guerras, revoluciones, movimientos políticos, tragedias, catástrofes, desarrollo tecnológico o conquistas a nivel mundial; todos estos sucesos han servido como inspiración para la creación de magníficas obras, relevantes en su tiempo. Ahora bien, si somos un poco más exigentes —y con este ejemplo me alejo un poco de los cómics—, el discurso de Charles Chaplin en El Gran Dictador, tuvo un impacto cultural tremendo debido a que fue una parodia concebida durante la Segunda Guerra Mundial (aunque Estados Unidos todavía no había entrado en guerra con la Alemania nazi); si el mismo discurso hubiese sido creado 45 años más tarde en base a lo sucedido en tiempos de guerra, el ideal se habría mantenido, pero el impacto sería distinto. 

Además, históricamente, DC y Marvel se han distinguido precisamente por esto: DC utiliza los conceptos e ideales predominantes en la sociedad y los fusiona poéticamente en su universo ficticio; por su parte, las historias de Marvel ocurren en ciudades y culturas existentes, en momentos precisos, por lo que los eventos están estrictamente ligados a lo cronológico: la creación de Iron Man como reflejo a las carreras armamentistas, Hulk y la paranoia por los peligros nucleares, por ejemplo. 

Black Panther

Marvel

Si bien el mismísimo Black Panther se desvinculó de toda relación política diciendo: "contemplé la idea de volver a tu nación, Ben Grimm, donde mi nombre ha adquirido connotaciones políticas. No condeno ni promuevo a aquellos quienes han tomado el nombre, pero T'challa es una ley en sí mismo"; este personaje fue el primer superhéroe africano en la historia del cómic norteamericano (Fantastic Four #52, 1966), quien nació para representar y empoderar a una minoría.

Según hemos investigado, su emblemático nombre tiene dos posibles orígenes: 

  • Black Panther Party (originalmente conocido como Black Panther Party of Self Defense), una organización nacionalista afroamericana, socialista y revolucionaria creada en 1966 por Huey P. Newton y Bobby Seale, con la inicial intención de crear grupos de protección en los vecindarios "negros", en pos de defender a la comunidad de la brutalidad policiaca.
  •  Un pequeño partido político conocido como Lowndes County Freedom Organization (LCFO), el cual, con la esperanza hacer frente al partido supremacista Democratic Party of Alabama, decidió que su símbolo fuese una pantera negra, inspirado en la escuela para afroamericanos más emblemática de la zona, Clark College.

Si quieres conocer más: Descubre la inspiración política y controversial detrás del nombre "Black Panther" 

Wonder Woman

DC Comics

Fiel a su estilo, DC estuvo a la vanguardia a la hora de empoderar a la mujer en épocas de desigualdad máxima; y aunque, en un principio, algunos autores quisieron otorgarle roles inferiores (secretaria de la Liga de la Justicia, por ejemplo), la esencia de Wonder Woman no pudo ser opacada. En sus siete décadas de historia, Diana Prince ha sido un ejemplo de diversidad y ha representado a la mujer en un medio sumamente machista, incluso llegando a ser nombrada "Embajadora del empoderamiento femenino", por la ONU

Y bueno, antes que reacciones apresuradamente alegando sobre la hipersexualidad del personaje o lo absurdo de su concepto, te invito a que leas algún trabajo de Greg Rucka o The Legend of Wonder Woman, de Renae De Liz; después conversamos. 

Ms. Marvel (Kamala Khan) 

Marvel Comics

En tiempos de intolerancia extrema, no me parece desafiante ni provocador incluir a una joven norteamericana, musulmana y de ascendencia paquistaní como la protagonista de una serie de cómics; es más, lo veo oportuno y acertado. Es un personaje que abraza sus raíces y creencias, y por sobre todo, nos cuestiona: ¿son la religión y la ascendencia factores determinantes en este tipo de narrativa? Para Kamala (y para cualquier persona que se identifique con ella) sí que lo son; son factores que la definen y representan, pero para nosotros, los lectores, no deberían ser motivos de prejuicio. Como heroína no son relevantes su fe o etnia; simplemente la juzgaremos según sus hazañas y proezas, según su fuerza y carácter. 

Todo esto es lo que representa la joven promesa de Marvel, quien se levanta en un mundo xenofóbico y extremista para volver a cumplir el propósito inicial de los cómics: representar a la minoría y al oprimido; hablar por quien no tiene voz. Dicho sea de paso, fue el cómic de Marvel más vendido del 2016.

X-Men

Marvel

Según cuenta la leyenda, la inspiración real de Stan Lee y Jack Kirby para crear a Charles Xavier y Erik Lehnsherr (Magneto) son las figuras de Luther King y Malcom X, respectivamente. Es que la Escuela Xavier para Jóvenes Talentos ha sido desde siempre el refugio de los rechazados sociales; y los X-Men, la promesa de que, sin importar las prohibiciones y juicios que el mundo te imponga, puedes marcar la diferencia. Esta idea se refuerza con la nueva formación de 1975, donde entran personajes de otras nacionalidades y "razas": un japonés, un nativo americano, un soviético, un irlandés, un canadiense, una mujer africana, etc.

El mensaje no era la inclusividad sino la igualdad: sus futuros dependían de sí mismos, y su diversidades no eran una maldición sino una oportunidad. Los X-Men construyeron realidad con un estilo similar a lo visto en DC, sin mencionar lugares y acontecimientos por su nombre y apellido, pero manteniendo los ideales. 

Captain America

Marvel Comics

El ejemplo por excelencia.

Al igual que Superman (un héroe que quería representar el sueño y el estilo de vida americano, creado por judíos), Captain America se levantó como el emblema de toda una nación. Aunque algo los diferenciaba: el patriotismo. Desde su creación, Steve Rogers fue un soldado que peleó por y junto a Estados Unidos. Fue quien golpeó a Hitler en nombre de todo el mundo y quien luchó incansablemente en contra de Hydra, la facción "nazista" más peligrosa del mundo; cuyo patriotismo perduró en el tiempo, congelado en las aguas océano Ártico, y lo motivó a pelear por su patria incluso durante los atentados del 2001. 

Captain America siempre será conocido como el héroe que se involucra en los eventos históricos contemporáneos, tratando de ser la voz del pueblo americano. Bueno, a menos que alguien decidiera hacerlo un agente de Hydra encubierto... ¡Te odio, Marvel!

Podría interesarte: Captain America #1: ¡Hydra y Steve Rogers nos engañaron todo este tiempo!

El cómic como agente de cambio

5 frases inolvidables de Watchmen 1
DC Comics

Como dijo el genial Grant Morrison en su libro Super Gods: «el deseo de controlar y domar el subconsciente estadounidense estaba engendrando a su vez otros elementos que había que controlar, ideas cada vez más nuevas y extravagantes que había que entender y justificar (...) Al fin de cuentas, nada era estable: ni la guerra, ni la paz, ni el individuo. Puede que solo los superhéroes fuesen capaces de comprender un mundo acelerado y mediatizado como aquel. Pero se habían marchado (...)».

Dejando de lado lo cronológico —ya que, según la sabiduría de mi amiga, el ideal permanece en una esfera dimensional dependiente al tiempo—, todos los cómics nacieron (o deberían haber nacido) con el único propósito de cambiar la realidad; y por esta razón, creo que debemos apoyar y consumir todo contenido que promueva la representación de las minorías y la búsqueda de la justicia. 

En tiempos de xenofobia, guerra, consumismo, extremismo y egocentrismo es necesaria la aparición de nuevos héroes; héroes que nazcan desde el corazón de nuestra sociedad y quiebren todo concepto erróneo preestablecido... héroes nacidos desde nuestro interior. Después de todo: "lo que logramos en el interior cambiará la realidad exterior". SIEMPRE.