Galletas con chispitas de chocolate: la receta de un clásico que querrás siempre en tu vida

galletas chocolate
Eiliv Aceron/Unsplash

Todos deberían tener una receta característica. Así sea una torta, un budín o unas galletitas, tener una receta que saben que es infalible para impresionar a los amigos, compartir con la familia o simplemente para darse un gusto dulce. Como las que pasan de las abuelas a sus nietos, las recetas más ricas trascienden las generaciones, y estas galletas con chispitas de chocolate pueden ser tu pase para la inmortalidad culinaria.

Son suaves por dentro, crujientes por fuera y con una pizca de sal capaz de resaltar el gusto del chocolate amargo. Son las galletas más suculentas y fáciles que puedes hacer para impresionar a tus amigos: así puedes hacerlas.

Galletas con chispitas de chocolate

galletas de chocolate
Whitney Wright/Unspash

Ingredientes

  • 1 1/3 tazas de harina
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 taza de mantequilla con sal
  • 1/4 tazas de azúcar
  • 1/4 tazas de azúcar rubio
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 huevo grande
  • 1 taza de chocolate amargo
  • sal para adornar

Modo de preparación

  1. Precalienta el horno a 180 grados y coloca papel manteca sobre una asadera.
  2. En un bol grande mezcla la harina, bicarbonato y sal.
  3. En otro bol y usando una batidora mezcla la mantequilla, azúcar blanca y rubia, y el extracto de vainilla hasta que quede cremoso.
  4. Agrega el huevo y los ingredientes secos de a poco.
  5. Agrega las chispitas de chocolate.
  6. Usa una cuchara para colocar las galletas sobre la asadera. No las aplanes, colócalas en forma de bola, de lo contrario quedarán muy duras.
  7. Llévalas al horno durante 10 minutos, o hasta que las galletas estén doradas.
  8. Espolvorea un poco de sal sobre ellas y déjalas reposar durante dos minutos.
galletas de chocolate 02
Brent Hofacker/Shutterstock

Toma tan solo un par de minutos para hacerlas y seguramente encantará a tus amigos y familiares. Una vez que estén hechas puedes acompañarlas con una taza de chocolate caliente y disfrutar de una tarde tranquila.

Sigue leyendo: