Así es como 'dejar la carne' le ayudó a obtener la victoria a las mujeres en la década de 1910

mujeres sufragistas vegetarianas 2018
Everett Collection vía Shutterstock

A inicios del siglo XX el movimiento sufragista femenino británico marcó la historia para siempre. Las mujeres que lo promovieron —llamadas suffragettes— son hasta ahora figuras conocidas de la política y los negocios (a pesar de la represión de la que eran víctimas en su tiempo). Hubo un movimiento clave que acompañó a las suffragettes en su lucha: el vegetarianismo.

Y es que el Café Minerva —propiedad también de sufragistas— inaugurado en 1916 era punto clave de reunión para las mujeres de la Women’s Freedom League, principales precursoras del derecho al voto de la mujer.

image 2 0
LSE Library/Public domain vía Flick

De acuerdo con la British Library of Political and Economic Science (LSE) las propietarias de este café servían solo platillos vegetarianos tanto a hombres como a mujeres. Sin embargo, en aquella época la sociedad británica debatía la vivisección, el uso de pieles y en general el consumo de carne.

Aunado a eso, la cocina hogareña correspondía exclusivamente a la mujer en aquel entonces: la carne llevaba mucho tiempo por la cocción y las suffragettes tenían mejores cosas por hacer, fue por ello que muchas idearon cocinar granos y cereales en lugar de cualquier producto animal para su familia.

image 1 0
LSE Library vía Flirckr

Muchos historiadores relacionan ampliamente el feminismo con el vegetarianismo. La historiadora Leah Leneman ha argumentado en muchas de sus obras que la mujer antiguamente era considerada un ser inferior por los hombres, al igual que los animales. Por ello, muchas decidieron darle "voz a los animales" a través del respeto que les brinda el vegetarianismo. Con ello le brindaban a estos seres un trato empático y empoderador.

¿Conocías la historia sobre el Café Minerva? Es una lástima que en la actualidad ya se haya cerrado, pero por suerte los negocios de este tipo han proliferado.

Tal vez te interese: