explora

Fue violada desde los 15 años, el último mensaje a su abusador te hará un nudo en la garganta

corte justicia ley mazo
Zolnierek vía Shutterstock

Una de las más grandes tragedias de la actualidad fue la ocasionada por Larry Nassar, un médico que trabajó con el equipo olímpico de gimnasia de los Estados Unidos. Nassar ostentó ese cargo desde 1996 hasta 2014. Durante ese tiempo, abusó de más de 150 mujeres; en su mayoría niñas y adolescentes.

No se sabe con exactitud cuándo Nassar empezó a aprovechar su autoridad y se convirtió en un abusador. Pero de acuerdo con BBC, las primeras denuncias aparecieron en 1994. Pasaron 26 años y el número de víctimas no dejó de crecer.

156 mujeres en total acudieron al juicio en contra de Nassar. En un principio, se estableció que serían 90 mujeres que compartirían sus testimonios en cuatro días. Al final, 156 valientes se unieron y durante siete días relataron los horrores que tuvieron que enfrentar durante años.

Deportistas y conocidas, algunas todavía ni siquiera habían perdido todos sus dientes de leche cuando se encontraron con Larry Nassar. Ese fue el caso de Kyle Stephens, la primera que testificó.

Cada una de las historias fue esencial para el veredicto que probablemente salvará a otras futuras jóvenes de convertirse en víctimas. Nassar está condenado a pasar el resto de sus días en prisión: 175 años.

La declaración que más impactó a quienes presenciaron el juicio fue la de Rachael Denhollander. Rachael fue gimnasta en el equipo estadounidense y fue la primera que declaró en contra de los abusos de Nassar en septiembre de 2016.

También fue la última en compartir su experiencia. No sólo se convirtió en la admiración de los presentes por su valor al alzar la voz en un momento en el que las acusaciones de abuso sexual no se tomaban con la seriedad necesaria. También lo fue por su madurez, su temple e, incluso, su capacidad de perdonar:

«Lo más lejos que puedo correr de lo que te has convertido, es todos los días escoger lo que es correcto, no lo que yo quiero. Te has convertido en un hombre gobernado por deseos egoístas y pervertidos. [...] Y lo opuesto a lo que has hecho, es para mí escoger amar sacrificadamente, no importa lo que me cueste».

«En nuestras primeras audiencias, trajiste tu Biblia a la corte. Y hablaste de rezar pidiendo perdón. Y es con esa base que me presento ante ti. [...] Hablas de rezar para conseguir el perdón, pero, Larry, si has leído la Biblia que cargas, sabes que el perdón no viene de hacer cosas buenas. Como si las buenas acciones pudieran borrar lo que has hecho. Viene del arrepentimiento, el cual requiere enfrentar y reconocer la realidad de lo que has hecho en toda su depravación y horror, sin ninguna excusa».

«Yo rezo para que experimentes el peso aplastante de la culpa, para que algún día experimentes el verdadero arrepentimiento y el verdadero perdón de Dios, el cual necesitas mucho más que mi perdón. Aunque te extiendo eso a ti también».

Este poderoso mensaje fue respondido por la Jueza Rosemarie Aquilina, cuyas palabras trajeron más esperanza a una tragedia que es difícil incluso de imaginar:

«Quiero que sepas que tus palabras son las palabras correctas. No sólo construiste un caso, tú construiste un ejército de sobrevivientes y eres una general con cinco estrellas. Tus demandas por responsabilidad y cambio están sucediendo. Tus palabras, tu ejército, le dicen al mundo que estas niñas tienen valor, que tienen una voz».

«Has empezado una marea. Tú hiciste que todo esto sucediera. Tú hiciste que todas estas voces importaran. Tus hermanas sobrevivientes y yo te lo agradecemos. Eres la persona más valiente que he tenido en mi corte».

Como sociedad, llegamos a un punto sin retorno. El abuso sexual ya no debe ser tolerado. Y cada día que pasa se ganan batallas que esperan terminar de una vez por todas con esta guerra cruel.

Di NO al abuso: