5 costumbres y tradiciones que te acercarán a los cubanos

cuba
YU_M via Shutterstock

Todos los países del mundo tienen costumbres y tradiciones que se han acuñado a lo largo de los años. Generaciones van y vienen adaptándolas a sus nuevas maneras, pero manteniendo siempre la identidad que caracteriza y enriquece a cada pueblo.

Uno de las naciones latinoamericanas que muestra una gran diversidad de tradiciones es la isla de Cuba, ubicada en el mar Caribe.

Formado de la constante mezcla de razas y culturas (España, África, Francia y Asia) a lo largo de su historia, el pueblo cubano expresa sus muy variadas costumbres básicamente a través de las relaciones afectivas.

Podemos decir sin temor a equivocarnos que el humor, la familia y los amigos son la base del sistema de costumbres de estos isleños. Y sobre esto te voy a estar contando hoy.

El humor: los cubanos se ríen de todo

cubana
Filipe Frazao via Shutterstock

Si eres una persona seria y ceremoniosa, probablemente dejes de serlo a tu regreso si viajas a Cuba, pues el humor es uno de los elementos esenciales de la vida de los cubanos, tanto así que tienen por costumbre bromear con las cosas buenas y malas de la vida.

Existe una frase cubana que dice «los cubanos se ríen de todo». Y es que, quizás como mecanismo defensivo, este pueblo opone el chiste, el sarcasmo y hasta la broma ingenua a cualquier situación de la cotidianidad.

Lo cierto es que este sentido humorístico hace que se manifiestan alegres y optimistas incluso en las épocas más difíciles. Y, por otro lado, favorece el acercamiento entre las personas, de suerte que en Cuba la gente se siente muy familiar por donde quiera que uno vaya.

Música y baile: ¿a qué más?

musica cuba
Delpixel via Shutterstock

No solo son alegres los cubanos, sino que esta alegría se refleja en su gran pasión por el baile y la música. No existe fiesta donde los cubanos no salgan a bailar y si hay un karaoke apuesta que cantarán.

Dotados por lo general de un gran sentido del ritmo y la melodía, no pueden evitar poner música en sus casas por todo lo alto. Cantan mientras se duchan y danzan mientras realizan sus tareas domésticas.

No hay cubano que no beba

ron cuba
Goskova Tatiana via Shutterstock

Si bien se dice de manera estereotipada que no hay cubano que no beba –ni todos toman ni todos los gatos son pardos–, lo cierto es que la bebida ocupa un lugar muy importante en el día a día de este pueblo.

Los cubanos no convocan una fiesta o reunión sin que haya bebidas alcohólicas y en este aspecto podemos ser categóricos. Incluso si las personas son ateas, cuando abren una botella echan un poquito en una esquina como ofrenda a los «santos».

Tienen gran variedad de rones y tragos, no por gusto famosos en el mundo entero. Ellos los acompañan en su cotidianidad de una manera única (tal vez igualada por los irlandeses y rusos, debo admitir).

Sin embargo, el elemento característico de esta costumbre es que se realiza socialmente. Los cubanos gustan de beber en familia o entre amigos, como si con ello de alguna manera se afianzaran los lazos humanos.

La culinaria cubana

arroz cuba
Magr via Shutterstock

Al igual que el resto de los pueblos, Cuba cuenta con una culinaria rica y fraguada del entrecruce de platos y recetas que las sucesivas inmigraciones de pueblos llevaron a la isla.

Es tradición cocinar en familia y compartir juntos en la mesa, así como invitar amigos a cenar, ya que algo propio de esta nación es que su cocina sirve de puente social y vía afectiva.

La comida nuclea a la familia cubana, que en ese momento comparte chistes, historias y la ya mencionada bebida.

El menú tradicional consiste en carne de cerdo asada, congrí (mezcla de arroz y frijoles negros), yuca con mojo (adobo), tostones (plátanos verdes fritos) y ensaladas mixtas, acompañados de cerveza o algún vino.

El café no puede faltar detrás de las comidas y es también un evento social. Se cuela muy fuerte y negro, bajo en azúcar, de otro modo los cubanos piensan que es un sacrilegio.

Deportes que no dejan de seguir los cubanos

Dos son los deportes que acompañan al cubano cotidianamente: el béisbol y el dominó, aunque en general se trata de un pueblo deportivo que dispone sus horarios para ver las Olimpíadas y los Mundiales, de los que no se pierde un partido.

El béisbol porque es su deporte nacional. Se ve en todas las casas como una actividad familiar. Incluso existe un parque –Parque Central–  donde se reúnen los fanáticos a discutir sobre este tema y se le llama «la esquina caliente», en referencia a los ardientes debates que se suscitan.

El dominó es el juego de la familia y los amigos por excelencia. Se le considera el espacio ideal para reunirse, beber, compartir con los seres queridos, y hasta intercambiar el último chiste de moda.

Este juego, por cierto, tiene gran influencia en el vocabulario del cubano, ya que traslada muchas de las frases que allí se emplean a la vida real. Por tan solo mencionar un ejemplo: cuando hay una situación en la cual se necesita reiniciar algo se dice «darle agua al dominó», pues así se llama remover las fichas al inicio.

La Navidad cubana

La Navidad cubana se celebra haciendo reuniones familiares en las que incluso aquellos miembros más distanciados hacen su aparición. Vuelve a ser la comida el elemento nucleador de la familia, que gusta de preparar en conjunto platos tradicionales y postres variados.

El cerdo es el plato tradicional, pero debe estar fresco y se suele asar entero en el patio usando métodos campesinos, lo que prueba cómo se sigue transmitiendo una costumbre de generación en generación incluso ya en las ciudades.

Tradición de fin de año

El fin de año es la fiesta tradicional más importante del pueblo cubano. Celebran el fin de una etapa y el inicio de otra, por lo que que la alegría habitual se redobla, así como aumenta la creatividad culinaria.

Es costumbre que la familia o los amigos se reúnan todo el día en una casa y empiecen la fiesta desde muy temprano. Por eso, el 31 de diciembre uno puede caminar por las calles cubanas y escuchar música en todos lados desde horas tempranas, así como risa y conversaciones.

Hay dos actividades simbólicas que se realizan para eliminar la mala vibra del año que muere y darle la bienvenida al que nace:

  • Quema de muñeco: en algunos repartos, sobre todo los más periféricos, es tradición hacer en cada barrio gran monigote vestido con ropas viejas y quemarlo justo a las 12 de la noche. El evento es bien gracioso y resulta un modo de unir en alegría vecinos y gente en general.
  • Arrojar agua a la calle: en las zonas más céntricas, también a medianoche cuando el reloj marca el fin del año en curso, las familias llenan baldes con agua y los lanzan a las calles. Muy simpático resulta cuando una persona es bañada con el agua que alguien lanzó. Por eso todos tratan de estar en casa a esa hora.

¿Cómo es la religión en Cuba?

Y por último, pero no menos importante, está el tema de la religión. Si bien el pueblo cubano por tradición es muy religioso, esta fe tiene sus peculiaridades.

Al ser un pueblo muy humorista y desenfado, las convenciones no se cumplen de forma tan estricta. Por eso hay una frase que dice: «El cubano se acuerda de Changó (divinidad afrocubana) cuando truena».

El cristianismo en sus diversas denominaciones y la religión afrocubana son las dos creencias más importantes que se practican en Cuba. Sin embargo, existe mucho sincretismo y la mayoría de los fieles de algún modo respetan con temor cualquiera de las variantes.

Estas son las costumbres y tradiciones más relevantes de los cubanos, aunque desde luego hay muchas otras. Como ocurre en todos los países, distinguen a ese pueblo y lo acompañan en su vida cotidiana.

Es precisamente por eso que tales valores constituyen una de las mayores riquezas humanas y hacen de nuestro planeta un lugar diverso y hermoso que debemos preservar.