explora

Esta artista vivió sola y no leyó periódicos durante 50 años: descubre por qué

Independent

¿Hasta qué punto la vida de un artista influye en su proceso creativo? ¿Qué sacrificios o cambios está dispuesto a hacer por la búsqueda artística? Estas son preguntas que surgen de la biografía de Agnes Martin y nos hacen reflexionar acerca del compromiso de los artistas con su obra.

Tal vez uno de los aspectos que más llaman la atención sobre su obra es que se dice que vivió sola y no leyó periódicos durante los últimos 50 años de su vida (murió en 2004, cuando tenía 92 años). En una entrevista, explicó el motivo:

«Para progresar en la vida debes renunciar a las cosas que no te gustan. Renunciar a las cosas que no te gusta hacer. Debes encontrar las cosas que te gustan. Las cosas que tu mente es capaz de aceptar».

Sin embargo, para tener una visión más global de su vida y obra tenemos que volver al inicio.

Martin nació en Saskatchewan, Canadá, en 1912. Cuando tenía 2 años su padre murió, por lo que su madre quedó sola y con 5 hijos que mantener. A la edad de 24 años viajó a Nueva York. Luego de visitar las galerías y los museos de esta ciudad, decidió que su camino era el arte.

Mildred Tolbert/Harwood Museum of Art, Taos, New Mexico vía The New York Review of Books

Las cosas no fueron fáciles. Durante 20 años trabajó como profesora y pintó durante las noches, solo para quemar sus pinturas al día siguiente. Finalmente, Martin tomó una decisión: se mudaría al estado de New México, donde el costo de vida era más bajo, y se dedicaría al arte hasta que se le acabase el dinero y se muriera de hambre.

Afortunadamente, esto no llegó a suceder. La galerista Betty Parsons, que estaba inmersa en el ámbito del expresionismo abstracto, vio su obra y la invitó a realizar su primera gran muestra individual en 1958. Esta exhibición la catapultó a la fama, y pudo vivir de la venta de sus obras hasta su muerte.

Si su historia de vida es interesante, su obra lo es más aún. Aparentemente despojadas, sus cuadrículas transmiten un fuerte mensaje espiritual. Por ejemplo, acerca de su obra The Tree (El árbol), Agnes expresó:

«Cuando estaba haciendo la cuadrícula para pintar justo estaba pensando en la inocencia de los árboles. Entonces la cuadrícula me vino a la mente y pensé que representaba la inocencia, y todavía lo pienso, y entonces la pinté y quedé satisfecha. Pensé: esta es mi visión».

Para Martin esta obra constituía la representación de una realidad etérea, más basada en la trascendencia de las filosofías orientales que en las nociones del mundo que tenemos en occidente.

Para Martin, su obra «no es sobre lo que se ve. Tratan de lo que la mente conoce desde siempre». Y continúa:

«Cuando pienso en el arte, pienso en la belleza. La belleza es el misterio de la vida. No está en el ojo, está en la mente. En nuestra mente está la consciencia de la perfección».

¿Qué te parecen sus obras? ¿Hasta qué punto llegarías para seguir tu pasión?