pop

La historia real tras 'El Conjuro 3' es más espeluznante que el tráiler: tenemos los detalles

conjuro 3 2021 0
HBO Max / Warner Bros vía YT | HBO Max / Warner Bros vía YT

Quitando los spin-offs de La Monja y Annabelle, la pareja Warren ya tenía un tiempo sin aparecer en pantalla.

Sin embargo, los investigadores Ed y Lorraine, están listos para un nuevo caso paranormal gracias a The Conjuring: The Devil Made Me Do It, o El Conjuro 3, como ya se le conoce coloquialmente.

vera farmiga lorraine warren el conjuro 2
Warner Bros.

La historia (ahora dirigida por Michael Chaves y supervisada por James Wan) narrará la posesión demoníaca del granjero Arne Cheyenne Johnson, quien luego de asesinar violentamente a su casero, alegó ante la policía y los tribunales estadounidenses que «el Diablo lo obligó a hacerlo». Echa un vistazo al tráiler:

Patrick Wilson y Vera Farmiga regresarán en sus papeles de Ed y Lorraine Warren, respectivamente. En tanto, Ruairi O'Connor encarnará a Arne, cuyo juicio real en 1981, causó una aguerrida tormenta mediática y cientos de debates legales.

El caso real tras 'El Conjuro 3'

vera farmiga lorraine warren el conjuro 2 2
Warner Bros.

A finales de los años 70, Ed y Lorraine Warren acudieron con la familia granjera Glatzel para realizar un exorcismo a su hijo David, de 11 años de edad.

En aquel momento, la pareja de investigadores certificó que, luego de varios sucesos paranormales y terroríficos alrededor de David y su familia, el infante estaba siendo atosigado por unos 43 demonios. 

El exorcismo resultó exitoso para el pequeño David, pero desafortunadamente, el vecino de los Glatzel presenció el ritual y sirvió como nuevo portador para las misteriosas entidades demoniacas. Aquel vecino era Arne Cheyenne Johnson.

Los años pasaron, y si bien Johnson no había presenciado sucesos misteriosos a su alrededor, todo cambió una noche de 1981, cuando salió a beber con su novia Debbie, unos cuantos amigos, y su casero (Alan Bono).

Luego de una discusión que Arne Cheyenne dice no recordar con claridad, éste asestó a Alan Bono cinco puñaladas de gran longitud en el pecho. Naturalmente, la escena tras ello fue más que impactante y macabra para las autoridades.

En su defensa oficial, Johnson aseguró que había asesinado a Bono porque tuvo visiones horrendas y "el diablo le obligó a hacerlo". Los Warren fueron convocados por la familia de Arne y testificaron a su favor.

En concreto, Lorraine Warren aseguró que Arne, era portador de los mismos demonios que en años anteriores "habían salido" del cuerpo de David Glatzel.

Aunque Johnson fue declarado culpable del homicidio, muchos expertos coinciden en que los Warren hicieron historia atenuando la sentencia: el atacante de Bono sólo fue condenado de "10 a 20 años de prisión", pero sólo cumplió cinco de ellos.

La historia de este juicio que tiene como premisa una "acusación judicial al Diablo", ha sido retratada en numerosos documentales, destacando el de Discovery Channel (Historias de Ultratumba-Donde los demonios moran) y el de la NBC (The Demon Murder Case).

Ve también: