9 películas que "traicionaron" al libro en el que están basadas ¡Arruinaron la historia!

peores adaptaciones al cine 0
TriStar Pictures /IMDb | Warner Bros / IMDb

Existe un problema con las adaptaciones de las novelas a la pantalla grande. En ocasiones, ya sea por recursos o por falta de tiempo, es casi imposible hacer una versión que sea totalmente fiel a la historia originalmente narrada en el libro.

Si bien a veces esos cambios son minúsculos o son tan bien manejados que las cintas resultantes se convierten en grandes clásicos (como El señor de los anillos, Harry Potter o Naranja mecánica), hay otras ocasiones en las que las adaptaciones no corren con tanta suerte y terminan en fracaso.

Eragon (2006)

Eragon salió en la época en la que las adaptaciones de novelas juveniles estaban de moda. Harry Potter ya era un éxito rotundo y el mundo se preparaba para la adaptación al cine de la saga Crepúsculo. Parecía que era el momento ideal para llevar a la pantalla grande la novela de Christopher Paolini, un prometedor escritor que comenzó su carrera a la tierna edad de 16 años.

Eragon lo tenía todo: era una travesía épica llena de magia y criaturas místicas, lo que nos hacía recordar a El Señor de los anillos. También incluía un héroe que había sido elegido para ser el último jinete de dragón.

Lamentablemente para los fans la saga El Legado, todo salió mal. La película fue criticada duramente por carecer de contenido épico, personajes planos y malas actuaciones, además de efectos especiales poco llamativos para su época.

Su fracaso en taquilla fue tan estrepitoso, que el proyecto fue cancelado, aun cuando se tenía presupuesto suficiente para hacer mínimo una trilogía de esta exitosa novela.

El hobbit (2012, 2013 y 2014)

Siguiendo con la literatura fantástica, esta vez la víctima de una mala adaptación fue El hobbit, del gran J.R.R. Tolkien. Peter Jackson fue el encargado de darle vida en la gran pantalla a esta gran historia, precuela de El señor de los anillos. Si bien esta trilogía no tuvo criticas tan malas, es evidente que no tuvo el éxito que la anterior.

Diversos factores hicieron que esta adaptación no fuera bien recibida por los fans de hueso colorado. El primer error fue alargar la historia de El hobbit para contar en tres cintas lo que originalmente se desarrolla en un solo libro. Esto provocó que se inventaran ciertos sucesos para crear una conexión más clara con la trilogía de El señor de los anillos.

Otro de los grandes fallos fue el retraso en su producción. Se tenía planeado que iniciara en el 2008 para ser estrenada en el 2010 y que sería dirigida por Guillermo del Toro. No obstante, el cineasta renunció a causa de ese retraso y porque se había acordado que serían únicamente dos cintas y no una trilogía.

La brújula dorada (2007)

Protagonizada por Nicole Kidman y Daniel Craig, La brújula dorada está basada en la novela Luces del norte. La principal crítica a esta cinta fue que se decidió dejar de lado los temas profundos tocados en la novela, como el ateísmo y aspectos filosóficos del ser humano, para darle un nivel más comercial.

Además, la cinta revela prematuramente partes de la trama que pudieron haber tenido un mayor peso narrativo al ser contados cerca del desenlace, tal y como sucede en la novela.

La historia interminable II (1990)

El dicho «las segundas partes nunca son buenas» nunca ha estado más en lo correcto que con esta película. Continua con la historia relatada en la primera entrega, en donde sólo pudieron abarcar la mitad de la obra de Michael Ende.

El pecado más visible de esta secuela es que casi todo el cast fue sustituido con respecto al de la precuela, lo que confundió al público.

El segundo gran error es saltarse completamente lo acontecido en el libro y contar una historia completamente diferente a lo planteado con anterioridad, lo que enfureció a los fans y a la crítica.

El gran Gatsby (2013)

Esta cinta no se salvó de la crítica, ni siquiera por la gran actuación de Leonardo DiCaprio. En esta cinta se cuenta la historia de Jay Gatsby, un joven millonario que disfruta una vida de lujos y excesos. Aunque pretende demostrar que es feliz, la realidad es que se siente triste y solo por la pérdida del amor de su vida.

La película tiene un ritmo muy raro, a veces va muy rápido y en otras parece que el tiempo se detiene. Lo que la salva, además de las actuaciones de DiCaprio y compañía, son los grandes efectos visuales y la espectacular banda sonora.

La saga Millenium (2011 y 2018)

Quizás en esta ocasión no sea tan justo decir que es una mala adaptación así sin más, ya que debido a la naturaleza del material original es extremadamente complicado hacer una adaptación que sea fiel a la esencia de la obra de Stieg Larsson.

Las películas estadounidenses (también hay versiones suecas de esta misma saga) son en realidad bastante buenas… si no estás familiarizado con las novelas.

Las cintas tienen un ritmo bastante dinámico, mientras que en los libros la historia se cuenta con lujo de detalle, para envolver al lector y que éste no pierda de vista ninguna pista. Tantos detalles serían imposibles de plasmar con las limitaciones que tiene una película.

La reina de los condenados (2002)

Hubo un tiempo, después del éxito de Entrevista con el vampiro, en el que estaba de moda hacer adaptaciones de las películas de Anne Rice.

La reina de los condenados está basada en la novela Lestat el vampiro y fue protagonizada por Aaliyah como Akasha y Stuart Townsed como Lestat. Es considerada una de las peores adaptaciones de una novela al cine, debido al gran cambio en la trama, la omisión total de varios eventos muy importante y la eliminación de algunos personajes cruciales.

Guerra mundial Z (2013)

La película protagonizada por Bratt Pitt en realidad no es mala, tiene varias escenas de gran acción e imponentes hordas de zombis que buscan acabar con todo lo que se mueva, elementos muy apreciados en películas de este género.

El problema surge cuando se le compara con el material original, escrito por Max Brooks, ya que su historia es muy diferente. Incluso se ha llegado a decir que es el típico episodio de una serie de zombis, pero con un final feliz.

Starship Troopers (1997)

Este clásico de la ciencia ficción está basado en la novela homónima de Robert A. Heinlein, la cual ha sido acusada de hacer apología al castigo físico, al fascismo y al militarismo.

La cinta tiene marcadas diferencias con el libro en el que está inspirada. Por ejemplo, la modificación de los trajes de asalto, los cuales eran casi acorazados en el libro y en la película eran simples trajes militares. Esto sucedió debido al poco presupuesto que tenían asignado.

También se modificaron varios personajes. Quizá el más importante fue Dizzy Flores, quien en la obra original era hombre y no experimentaba una tensión con el protagonista.

Échale un ojo a esto: