pop

Lecciones de amor que el cine y la TV nos enseñaron, pero deberíamos olvidar ¡Son dañinas!

collage friends sexandthecity gossipgirl 0
Warner Bros. Television | HBO | The CW

Las películas y las series nos ha regalo icónicas parejas que se han ganado el título de Couple Goals. Su amor nos inspira y nos invita a creernos que realmente ese "amor" es al que deberíamos aspirar. No obstante, hay muchas parejas que, si le quitamos su magia hollywoodense, no merecen nuestros sueños ni aspiraciones.

A continuación te mostramos algunas lecciones de amor de películas y series que, si analizamos de cerca, realmente no son muy buenas, por lo que deberíamos olvidarlas. Definitivamente, estas parejas no son un ejemplo a seguir, aunque nos digan que su relación es muy "romántica".

Cambiar para estar contigo

Suspiramos y decimos: «su amor es tan fuerte, que cambió por él o ella». No obstante, qué pasó con «quién verdaderamente te ama, lo va hacer tal y como eres».

De niña tierna e inocente, a una badass girl

Podríamos pensar que es un acto de gran amor el hecho de que una persona cambie, para ser acorde al gusto de su crush. Pero detente un poquito y piensa en la tremenda transformación de Sandy (Olivia Newton-John) en Grease. Dejó de ser una niña buena para convertirse en una badass girl.

Sandy cambió su personalidad, vestimenta y hasta sus hábitos para estar con Danny (John Travolta), alguien que no sólo mintió sobre su experiencia con ella, sino que también la hizo vivir momentos incómodos y confusos durante todo un año escolar.

¿Y si me quito los lentes?

En She's All That podemos ver otra conversión con Laney (Rachael Leigh). En realidad sólo se quitó los lentes y modificó un poco su peinado, logrando una de las transformaciones más sosas de la pantalla. Pero el punto era cambiarla, por lo que pasó de ser una tímida y cero popular artista , a la chica de la que finalmente se enamora Zach (Freddie Prinze Jr). Cabe recordar que él comenzó a cortejarla por una apuesta... mal, mal, mal.

El dinero lo puede todo

En Pretty Woman se plantea que con dinero y costosos regalos, puedes cambiar a una persona. En este caso fue Vivian (Julia Roberts) quien, gracias al poder adquisitivo de Edward (Richard Gere), se convierte en una mujer digna de su amor y posición social.

Qué tal si el cambio implica morir

¿Una transformación un poco más épica y sobrenatural? Definitivamente, la de Bella Swan (Kristen Stewart). Estar con Edward (Robert Pattinson) no sólo significaba dejar a su familia, también morirse para convertirse en vampiro.

Resistir y pelear por amor

Nos han hecho creer que un couple goals es aquel donde no importa lo que haya pasado entre los dos, siempre vamos a terminar juntos porque nuestro amor es real, intenso y profundo.

Esta resistencia romántica nos puede hacer creer que nuestro relación trae consigo peleas apasionadas, las cuales son inherentes a nuestro intenso amor.

Parece que una relación de "amor verdadero" está llena del drama de ir y venir, donde después de todos los obstáculos finalmente terminamos juntos. El problema de esto es cuando analizamos de cerca los obstáculos y nos damos cuenta de que en realidad estamos hablando de relaciones tóxicas.

Una pareja que representa perfecto esto es Chuck y Blair, de Gossip Girl. Parece que son perfectos el uno para el otro. Su química es innegable, la manera en que se coordinan para manipular a los demás es de aplaudirse. Se aman intensamente y juntos tienen lo suficiente para hacer este mundo suyo.

Además, no olvidamos sus actos de amor para que ambos puedan alcanzar sus sueños y metas, como cuando Chuck votó más de 150 veces para que Blair fuera coronada Prom Queen. PERO... también debemos recordar que antes de votar 150 veces por ella, la hizo sentir fatal.

A primera vista parece una relación donde el amor existe, pero sus momentos dulces y que nos hacen suspirar se ven eclipsados por las oscuras acciones que ambos han cometido. Tan sólo recordemos que Chuck ofreció a Blair a cambio de su hotel o los arrebatos violentos que ha tenido contra ella porque no hace lo que él espera.

Es un hecho que ambos se han maltratado física, mental y emocionalmente, pero al final de todo parece que esa violencia no importa. Y bueno, la verdad es que sí importa ¡y mucho!

Aferrarnos a la idea de que terminaremos juntos

A veces nos aferrarnos a la idea de que si en un principio tuvimos un increíble 'clic', en algún momento se va a repetir esa magia. No importa lo que tengamos que hacer para lograrlo, queremos que esa "magia" ocurra de nuevo.

Lo malo de obstinarse con esa idea es que mientras no disfrutas del todo la vida sin la otra persona, tampoco le permites disfrutarla a ella. Es decir, no están juntos, pero tampoco retoman su vida por separado y nadie es feliz. Tan sólo pensemos en Rachel y Ross de Friends.

Ross tenía un super crush con Rachel desde la preparatoria, sólo que fue años después cuando por fin fue correspondido. Vaya que muchos nos emocionamos cuando se dan su primer beso y todo parece miel sobre hojuelas. No obstante, su ir y venir durante los años es realmente tóxico.

Por un lado, Ross desconfía muchísimo de Rachel, tanto que sus celos ocasionan diferentes discusiones y desplantes entre ellos.

Y no olvidemos que aunque él insista en su «we were on a break» (estábamos en un descanso), acostarse con alguien literalmente horas después de cortar con Rachel no es la mejor manera de demostrar amor.

Tampoco es muy romántico hacer una lista de sus pros y contras, para saber si realmente te conviene estar con ella.

Por otro lado, Rachel abusa del control que tiene sobre los sentimientos de Ross. Se aprovecha de ello cada vez que provoca que Ross termine sus relaciones, simplemente porque no está segura si quiere estar con él o no.

Otra icónica pareja que pasó por esto es Carrie Bradshaw y Mr. Big, en Sex and the City. Durante la serie pudimos observar cómo ambos se aferran a la idea de estar juntos, sin importar lo demás.

A pesar de que ambos estaban en otras relaciones (Carrie en una de las más saludables que ha tenido), prefirieron revivir su intenso amor y lastimar a otras personas. ¿Acaso Carrie olvidó que con Big no puede ser ella misma?

Y no sólo eso, Big también es la viva representación de «te voy alejar de mi vida, porque aún no estoy listo para admitir lo mucho que te amo, pero te mantendré ligeramente interesada porque me importas demasiado y no quiero que me olvides». ¡Qué horror!

La mejor acción para ilustrar esto fue cuando deja plantada a Carrie justo el día de su boda. Es cuando te preguntas ¿realmente quieres estar con una persona así? Si lo pensamos bien, Big fue uno de los hombres que más lastimó a Carrie.

Acosar como un acto romántico

Hollywood nos hace creer que espiar a alguien, seguir a la persona u ocupar tu poder para llenarla de atenciones está bien. Pero realmente no lo es. En pocas palabras, hacer todo eso es acoso.

En el filme There's Something About Mary, Ted (Ben Stiller) contrata a un investigador privado para rastrear a Mary (Cameron Diaz). Dentro de la película se presenta como un acto de interés y atención por parte de alguien que tiene sentimientos reales hacia la otra persona, pero si lo analizamos, resulta bastante perturbador.

Y, hablando de perturbador, tan sólo recordemos cuando Edward le confiesa a Bella que lleva meses entrando a su habitación para verla dormir. ¡Así o más acosador!

La ventaja de ser atractivo o poderoso

Otro aspecto perturbador que nos ha planteado el cine y la TV con respecto al acoso y chantaje emocional, es que podemos creer que está bien porque la persona que lo está haciendo esalguien atractivo o con mucho dinero. Pero si no lo fuera, no creeríamos que «su gran interés» es un bonito acto de amor.

Pensemos en Noah (Ryan Gosling) chantajeando a Allie (Rachel McAdams), en la cinta The Notebook. En pocas palabras, él asegura que acabará con su propia vida, si ella no acepta salir con él.

Asimismo, tenemos el caso de Annie Reid (Meg Ryan) en Sleepless in Seattle cuando decidió cruzar el país sólo para ver de lejos a Sam Baldwin (Tom Hanks), un extraño que sólo conoce por su voz que escuchó en el radio.

O qué tal Christian Grey (Jamie Dornan) con Anastasia Steel (Dakota Jhonson) en 50 Shades of Grey. Sin palabras...

Un "no" puede terminar siendo un sí

Las películas sugieren que a pesar de que las mujeres digan que «no», éste puede ser interpretado por el hombre como un «lo intentaré muchas veces, porque finalmente ella será 'mía'». ¡Por supuesto que no!

Pareciera que sólo por sus múltiples intentos, la mujer está obligada a decir que sí. No importa que no se sienta atraído por él o incluso le caiga mal (claro, es un hostigador), siempre tiene que ceder ante la presión. Y realmente no debe ser así. No es no.

Muchos creímos que era realmente un couples goal como Henry Roth (Adan Sandler) enamoraba diariamente a Lucy (Drew Barrymore) en Como si fuera la primera vez.

Sin embargo, si lo pensamos un poco más, podría parecer un tanto abusiva la forma en la que se aprovechó de la amnesia de Lucy para que finalmente ella dijera sí.

Otro personaje que convierte un «no» en un «si» es Rocky Balboa (Sylvester Stallone) con Adrian (Talia Rose). En su primera cita, él se niega a aceptar un "no" como respuesta cuando la invita a su departamento.

Y no conforme con que ella no se siente cómoda con él, la termina intimidando físicamente y la atrapa en un rincón para poder besarla.

Nuestro amor supera las peores mentiras

Se nos ha dicho que la confianza es una de las cosas más importantes dentro de una relación. No obstante, vemos parejas donde las mentiras están a la orden del día y pareciera que no importa.

Aria y Ezra de la serie Pretty Little Liars son un ejemplo perfecto de una relación que empezó con mentiras. Además, no obviemos que Aria tan sólo tiene 16 años cuando inicia su relación con Ezra, quien no sólo es mayor que ella, también es su profesor en la preparatoria.

Desde un inicio ambos se miente. Aria lo hace cuando no le dice su edad verdadera, mientras que Ezra le hace creer que nunca antes la había visto, cuando en realidad orquestó todo un plan para acercarse a ella, ganar su confianza y obtener información para su libro.

Tristemente, a Aria parece no importarte que le mienta y la manipulen. A pesar de que descubre las mentiras, ella continúa creyendo que Ezra es «el indicado».

Asimismo, en 10 Things I Hate About You, a pesar de que Kat (Julia Stiles) acepta que «odia» a Patrick (Heath Ledger), termina perdonando todo el asunto de la apuesta y las mentiras que iniciaron su relación, porque finalmente «odia no poder odiarlo».

En la cinta 27 bodas, Kevin (James Marsden) le miente a Jane (Katherine Heigl) para acercarse a ella y sacar todo la información necesaria para su artículo. No obstante, a pesar de utilizarla y mentirle, Jane decide casarse con él.

Por otra parte, Jim Preston (Chris Pratt) en Passengers no sólo despierta a Aurora (Jennifer Lawrence) porque se siente sumamente atraído por ella, sino que la condena a morir dentro de la nave junto con él. Cuando Aurora descubre la mentira, evidentemente está destrozada, pero al final termina perdonando todo y haciendo una vida con él.

¿Se acuerdan que «la chica indiscreta» arruinó por varios momentos la vida de Serena van der Woodsen? La protagonista de Gossip Girl frecuentemente era exhibida y en ocasiones se hablaba terriblemente de ella. Bueno, lo más sano sería que una vez que descubres quién es la persona que conoce tus peores secretos y se los cuenta al mundo, la elimines de tu vida.

No obstante, Serena prefirió tomar otro camino y casarse con quién le hizo la vida pesada en varios momentos de su adolescencia y juventud. Así de fácil se olvidó de todos los chismes y habladurías que tuvo que soportar.

El destino nos concederá el amor

Muchas veces existe la idea de que estamos destinados a estar juntos. De alguna u otra forma el universo nos permitirá vivir nuestro amor eterno y por ello esperamos pasivamente a que una felicidad romántica llegué a nuestros pies. Lo sentimos, pero la vida no siempre funciona así, aunque en Serendipity nos traten de vender esta idea.

También te puede interesar: