La fallida película de Spider-Man que James Cameron quiso hacer con Schwarzenegger y DiCaprio en los 90

dicaprio spidey arnold 0
Marvel Comics | 20th Century Fox | Carolco Pictures

Los 90 fueron duros para Marvel.

Todavía no tenía su estudio cinematográfico y ante la caída en las ventas de cómics comenzó a vender los derechos de sus personajes para que otros los explotaran en la gran pantalla, una estrategia cuyas consecuencias todavía lamentan (al menos en lo que respecta a Spider-Man, los que cedieron a Fox ahora ya es otra historia).

En medio de este escenario, apareció un pequeño pero exitoso estudio de cine independiente llamado Carolco Pictures, dispuesto a pagar 5 millones de dólares por los derechos de Spider-Man, el superhéroe más popular de los cómics de Marvel.

El primer gran blockbuster de Marvel

Eran los inicios de la década del 90.

DC Comics ya había hecho grandes adaptaciones cinematográficas de Superman y de Batman, y de hecho las películas de Tim Burtonhabían probado el gran potencial de una película de superhéroes y despertado el interés en ellas, tanto por parte del público como de los estudios de Hollywood que buscaban nuevos proyectos.

Marvel, en cambio, apenas había producido unos pocos proyectos o bien fallidos —Howard the Duck (1986)— o de bajo presupuesto y lanzados directamente a video —The Punisher (1989) con Dolph Lundgren, y Capitán América (1990)—.

Carolco Pictures quería hacer el primer gran blockbuster de Marvel y pretendía invertir 50 millones de dólares en la película.

Así que llamaron al director del momento: James Cameron.

personajes imprescindibles terminator 2
Orion Pictures

Cameron ya había trabajado con Carolco Pictures en la aclamada y exitosa Terminator 2, y era un director de acción consolidado con otros créditos como The Terminator, Aliens y The Abyss.

Cuando lo convocaron para Spider-Man estaba terminando de filmar True Lies, con Arnold Schwarzenegger y Jamie Lee Curtis.

Con un presupuesto de 50 millones, James Cameron se proponía hacer una película de Spider-Man espectacular y grandiosa.

Los orígenes de Spider-Man, pero con una vuelta de tuerca

El guion de Spider-Man que escribió James Cameron tenía todos los elementos que hacen reconocible y popular al superhéroe de Marvel, pero con algunos interesantes giros que hacían a la película novedosa y excepcional.

Según se ha reportado, el propio Stan Lee quedó impresionado con la visión de Cameron para su personaje, y dijo que «se trataba del Spider-Man que todos conocemos y amamos, pero al mismo tiempo se siente fresco y novedoso».

La historia delineada por el futuro director de Titanic contaba los orígenes de Spider-Man pero trastocaba algunos detalles y utilizaba diferentes versiones de personajes de los cómics, entre ellos los villanos Electro y Sandman. Electro era un villano megalómano que parodiaba a capitalistas corruptos, mientras que Sandman obtenía su mutación en un accidente inspirado en el Experimento Filadelfia, en lugar de una explosión nuclear en una playa.

¿Un Spider-Man para adultos?

Según un libro biográfico sobre la vida y obra de James Cameron, su guion de Spider-Man «se alejaba drásticamente de las nociones más extendidas sobre el género de superhéroes en ese momento, como que las películas debían ser para toda la familia, casi tanto como una película de Disney».

Cameron, en cambio, había escrito una película bastante subida de tono, que incluia lenguaje obsceno en boca del adolescente superhéroe y una escena en la que Peter Parker y Mary Jane tienen sexo en el puente de Brooklyn.

También cambió el origen de los lanza telarañas: consideró que tras la picadura, el cuerpo de Peter Parker cambiaría radicalmente, así que en su historia los lanza telarañas emergían del propio cuerpo del adolescente, en una secuencia que parece inspirada en La metamorfosis de Kafka.

Esto le permitió explorar la metáfora de la obtención de superpoderes y el despertar sexual de la pubertad, como evidencia la siguiente descripción en el guion:

Algo ha hecho que las sábanas se le adhieran al cuerpo. Cuando las levanta se revela una sustancia pegajosa y blancuzca que lo cubre y lo adhiere a su cama. La sustancia es suave y ha generado una especie de tejido que lo ha dejado prácticamente maniatado. Peter grita consternado... intenta librarse de estos hilos. ¿De dónde salieron? De repente nota sus muñecas...

En otro fragmento del guion, quizá intolerable hoy en día, o al menos que nadie consideraría escribir, Peter Parker adopta una actitud francamente pervertida:

Va a la casa de Mary Jane. Al colgarse del techo la mira desde la ventana. Ella apaga la luz y sin saber que está siendo observada se quita la ropa. Vistiendo nada más que su ropa interior y una camiseta se mete en su cama. Pero este breve vistazo prohibido es demasiado para Peter, que pierde su concentración y con ella su sujeción a la pared. Cae sobre los arbustos de rosas. Luego se pierde en la oscuridad mientras las luces de la casa se encienden detrás de él.

Un boceto de esta perturbadora escena, y de muchas otras, se puede ver en el presunto arte de concepto de la película, aunque no se ha determinado si esas ilustraciones son auténticas.

Leonardo DiCaprio y Arnold Schwarzenegger protagonistas

Cuando la película todavía no había comenzado a producirse, ya comenzaron algunas disputas sobre los derechos del personaje entre varios estudios que enturbiaron el proceso. El estudio Carolco Pictures se vio envuelto en una serie de costosas disputas legales y al mismo tiempo produjo un par de fracasos de taquilla (Cutthroat Island y Showgirls), lo que terminó por sentenciar su ruina y sepultar los planes de la millonaria película de Spider-Man.

De modo que no se llegó a contratar a los actores, pero James Cameron había dicho que su principal opción para interpretar a Doctor Octopus era Arnold Schwarzenegger, su viejo colaborador.

Los rumores hablaron de Leonardo DiCaprio como Peter Parker, a quien luego Cameron pondría como protagonista de Titanic., aunque también se mencionó a Edward Furlong, que intepretó a John Connor in Terminator 2, como posible Spider-Man.

Cuando el asunto de los derechos se resolvió y estos quedaron en manos de Sony, James Cameron ya había perdido interés en el proyecto y se estaba ocupando de la creación de Titanic, lo que sin dudas resultó en un buen desenlace para él.

Desafortunadamente, su película de Spider-Man solo podemos imaginarla, y es poco probable que el director ahora quiera hacer una de superhéroes.

Sigue leyendo: