pop

Verdad o reto, la nueva película de terror que surgió como un verdadero «reto»

truth or dare pelicula
Universal Pictures

Blumhouse Productions se ha convertido en la productora de cine de terror del momento en Hollywood, una que parece infalible en su producción de éxitos taquilleros de muy bajo presupuesto.

Jason Blum, su fundador, debe haberse dejado llevar por este impulso que le ha dado el producir populares sagas como Paranormal Activity, Insidious, Sinister, Creep y The Purge, y otras películas aclamadas o notorias como Whiplash, Split y Get Out.

Solo así se puede explicar la producción de una película como Truth or Dare, Verdad o reto, que surge en condiciones muy particulares.

¿Aceptas el desafío?

truth or dare pelicula 1
Universal Pictures

Truth or Dare es una coproducción de Blumhouse junto a Universal Pictures, el gran estudio hollywoodense que se encarga además de distribuir la película en cines de todo el mundo.

Cuando Jason Blum le propuso hacer esta película a los ejecutivos de Universal, no tenía más que su título. No tenía ni un director, ni un guion, ni actores ni un argumento.

Simplemente se le ocurrió hacer una película que tuviera ese título y que, de algún modo, tuviera que ver con el conocido juego de ese nombre, en el que los participantes deben o bien contestar una pregunta o aceptar un desafío.

Difícilmente Universal habría aceptado si no se tratara de una productora con ese catálogo.

Jason Blum se reunió después con el director y guionista Jeff Wadlow, más conocido por haber realizado Kick-Ass 2 pero que también cuenta con una película de terror independiente en su filmografía (Cry Wolf, de 2005, no muy bien recibida por la crítica y con la particularidad de tener a Jon Bon Jovi en su reparto).

Jeff Wadlow terminó por aceptar escribir y dirigir Truth or Dare como quien acepta un desafío en el juego verdad o reto.

truth or dare pelicula 2
Universal Pictures

«¿Quieres hacer una película llamada Verdad o retole preguntó Blum.

Wadlow le preguntó si tenía algún guion o algo más elaborado. Ante la respuesta negativa, se le ocurrió una única escena, más bien una imagen, y se la contó: una joven prende fuego a otra mujer en una gasolinera.

«¡Genial!» le dijo Blum, «¿y qué sucede después?»..

«¡No tengo idea! Lo estoy inventando en este momento».

Esa escena de la mujer prendida fuego se convertiría en la secuencia de apertura de Truth or Dare.

«Creo que simplemente le caí bien» consideró después Wadlow explicando cómo se convirtió en el director de una película que no tenía más que un título.

«Tuvimos una reunión muy buena, y él [Jason Blum] se dio cuenta que yo tenía experiencia como productor y director, que entendía la logística que implica hacer una película».

Wadlow trabajó en los últimos tiempos como productor y ocasional guionista en series de televisión (Bates Motel y The Strain), así que copió de ellas el modelo de una “sala de guionistas”.

Convocó a otros tres escritores para trabajar en la historia, y descubrir cómo el juego «verdad o reto» podía servir como premisa para una película de horror, además de como una excusa habitual de los participantes para besarse.

«Lo que hicimos fue sentarnos y hablar sobre el juego» reveló.

«¿Por qué funciona este juego? ¿Por qué le gusta tanto a la gente? Comenzamos a pensar que es porque se exponen secretos. Te obliga a enfrentar tus miedos también. Te da una excusa para hacer cosas que normalmente no harías o decir cosas que no dirías en circunstancias normales. Te ubica en un lugar un poco antagónico con tus amigos. Una vez que empezamos a hablar de esto, la historia casi que surgió por sí sola».

Esta es la sinopsis oficial:

Lucy Hale (Pretty Little Liars) y Tyler Posey (Teen Wolf) lideran el elenco del thriller sobrenatural Truth or Dare de Blumhouse.

Un inofensivo juego de «verdad o reto» entre amigos se vuelve mortífero cuando alguien –o algo– comienza a castigar a aquellos que mientes o se niegan a cumplir con un reto.

La película se hizo, como es habitual para Blumhouse Productions, con un presupuesto ínfimo de 3 millones y medio de dólares.

Y aunque ha sido considerada mediocre o llanamente muy mala por la mayoría de la crítica estadounidense, ya ha recaudado 21 millones en todo el mundo, lo que no la convierte en un éxito espectacular pero sí en un negocio rentable y en una nueva confirmación de que Blumhouse Productions parece, en efecto, infalible.

¿Vendrá Truth or Dare 2?