pop

15 clásicas películas de acción que ya mismo tienes que ver en Netflix (si todavía no lo hiciste)

will smith y martin lawrence confirmados para bad boys 3 que hay con michael bay 1
Columbia Pictures

El cine clásico o más viejo no es uno de los puntos fuertes de Netflix, pero cuando se trata de algunas películas de género, la oferta de su catálogo puede satisfacer al menos en lo que refiere a títulos populares y representativos.

El cine de acción ha visto un glorioso resurgir en los últimos años, con películas como Inception, The Raid, John Wick, Looper o Baby Driver, por mencionar unos pocos ejemplos, o sagas que siguen vigentes y renovadas como James Bond, Mad Max y Misión: Imposible.

Todas ellas tienen su deuda con sus grandes precursoras, entre ellas las que listamos a continuación.

Si aún no lo has hecho, puedes ver estas 15 clásicas películas de acción en Netflix:

15. The Italian Job (Peter Collinson, 1969)

Uno de los grandes clásicos del cine británico, popularizado después por el buen remake hollywoodense de 2003 que, sin embargo, carece de ese encanto del Londres de los 60 en que transcurre la acción en la original.

Divertida y atrapante, consolidó el ascenso de Michael Caine al estrellato.

14. El regreso del dragón (Bruce Lee, 1972)

Una de las grandes cinco de Bruce Lee, y la única película que completó como director, además de escribirla, producirla y protagonizarla.

Un film por momentos bizarro y con personajes extraños, pero que incluye la pelea Bruce Lee vs. Chuck Norris en el coliseo romano. ¿Qué más se puede pedir?

Ver también: «Bruce Lee versus Chuck Norris, un duelo de amigos»

13. Young Tiger (Mu Chu, 1973)

Siguiendo con las artes marciales y el cine de acción de Hong Kong, está esta misteriosa joya perdida de los inicios de la carrera de Jackie Chan, también conocida como Police Woman, que tiene más valor por su curiosidad arqueológica que por su calidad cinematográfica.

A comienzos de los 2000, aprovechando la fama mundial de Jackie Chan, algunas compañías relanzaron la película en DVD bajo el nuevo título de Rumble in Hong Kong, un truco publicitario que no tuvo buena recepción y que todo el mundo consideró engañoso, ya que esencialmente no se trata de una película de Jackie Chan: tiene un rol secundario y es una de solo dos películas en las que el actor hizo de villano (la otra es Killer Meteors de 1976).

12. La fuga de Alcatraz (Don Siegel, 1979)

La primera película responsable de instalar la emblemática prisión de Alcatraz en la cultura popular. La historia es ya excepcional por sí misma, la de los únicos prisioneros que lograron fugarse exitosamente de esta célebre prisión de máxima seguridad. 

Se le suma el papel de un icónico Clint Eastwood, que aquí vuelve a colaborar con el director de Harry el sucio por quinta vez.

11. Scarface (Brian De Palma, 1983)

El gran clásico de Brian De Palma, con Al Pacino en el rol del inefable Tony Montana, y sus frases y secuencias icónicas, es un film obligado para los aficionados al cine de acción y de crimen y, por qué no, para cualquiera que se haya visto seducido por Breaking Bad, su heredera más famosa y popular.

Ideal para rever y redescubrir ahora que, aparentemente, está en marcha su remake (protagonizado por Diego Luna).

10. Top Gun (Tony Scott, 1986)

La película que convirtió a Tom Cruise en una superestrella hollywoodense, estatus que mantiene hasta hoy.

Con vertiginosas escenas de acción en el aire que en ese entonces pocas veces se habían visto y un romance en el medio, Top Gun se convirtió en uno de los grandes éxitos de los 80 y adquirió una enorme popularidad. Naturalmente, también está en camino su secuela.

9. Point Break (Kathryn Bigelow, 1991)

La primera gran película de acción de culto de los 90, y la principal inspiración (¿copia?) para saga Rápidos y furiosos.

Incluye surf y deportes extremos, filosofía y misticismo, atracos de banco e intrigas policiales, cierto espíritu rockero, momentos de comedia buddy cop, romance, bromance, y a Keanu Reeves y Patrick Swayze en dos de sus roles más célebres y entrañables.

8. Alerta máxima 2 (Geoff Murphy, 1995)

Secuela de la mejor y más conocida de las películas de Steven Seagal, un nombre que no puede faltar si hablamos de cine de acción clásico.

Ahora la acción se traslada a un tren, donde nuestro recio héroe viajaba de vacaciones con su sobrina. Menos original y menos lograda que su predecesora, y tan estúpida como entretenida.

7. Muerte súbita (Peter Hyams, 1995)

Otro nombre ineludible es el de Jean-Claude Van Damme, que a mediados de la década del 90 ya era toda una institución en el género gracias a éxitos como Kickboxer, Universal Soldier y Timecop.

Sudden Death, con Jean-Claude intentando evitar que unos terroristas exploten un estadio de hockey lleno de fans, no fue tan exitosa como las anteriores pero hoy en día es ampliamente considerada como una de las mejores que hizo.

Sirvió además como inspiración para una de las mejores canciones de Andy Dwyer en Parks and Recreation.

6. Bad Boys (Michael Bay, 1995)

La película que lanzó la carrera de Michael Bay y que estableció a Will Smith como una gran estrella de acción, dos fenómenos que evolucionarían de manera notoria y sinuosa hasta hoy.

En ella se encuentra el germen de todo lo que Michael Bay exploraría (y abusaría) después. Muchas explosiones, intensas secuencias de acción, enérgicas persecuciones, personajes inexistentes, una historia tonta y olvidable, y un éxito de taquilla implacable.

5. Misión: Imposible (Brian De Palma, 1996)

La reunión entre Brian De Palma y Tom Cruise parece ahora, en retrospectiva, una cosa destinada e inevitable.

Juntos tomaron una vieja y exitosa serie de televisión de acción y espionaje , la mejoraron con los avances en efectos especiales y la condimentaron con el legendario pulso del director para el suspenso y el proverbial carisma de su estrella. Una exitosa saga daba inicio.

4. Enemigo público (Tony Scott, 1998)

Will Smith en su mejor momento, un infalible Gene Hackman, y, al mando, ese gran artesano del ritmo, la acción y el movimiento que era Tony Scott (aviones, trenes, metros y automóviles podría ser un resumen de su filmografía), hacen un thriller conspirativo frenético y atrapante, que con su retrato de la NSA estadounidense y sus métodos resultó casi profético.

3. Alerta en lo profundo (Renny Harlin, 1999)

La más famosa y bizarra de todas las películas que, después de Jaws (1975), intentaron capturar el horror que representa un hambriento tiburón. Con su espíritu de cine clase B y sus tiburones genéticamente modificados, abrió la brecha para todo un subgénero de películas de tiburones con las premisas más absurdas y ridículas (Sharknado, Sharktopus, Dinoshark, Ghostshark, etc.). 

2. Payback (Brian Helgeland, 1999)

Una historia de venganza arquetípica: un hombre es traicionado por su esposa y su mejor amigo. Se llevan todo el dinero de un atraco, le disparan y lo dan por muerto, abandonándolo. ¡Gran error! Ese hombre es Mel Gibson, quien no solamente va a volver para obtener su venganza y recuperar su dinero, sino para hacer que la película sea algo más que esa historia común y una desajustada mezcla de violencia y humor.   

1. Entrapment (Jon Amiel, 1999)

Catherine Zeta-Jones y Sean Connery son la dupla de ladrones más improbable y singular, pero tienen una perfecta química entre ellos. Planean su gran golpe, que tendrá lugar exactamente durante el cambio de milenio, 1999-2000. Incluye una famosa y recordada escena de Zeta-Jones sorteando los rayos de una alarma láser. Esa escena que hoy resulta bastante anacrónica, y la trama situada en medio de la paranoia del Y2K, la hacen una película ideal para cerrar esta lista de películas viejas.