pop

El fantasma de Okiku: conoce la escalofriante historia en la que se basa The Ring

rings 2017
Paramount Pictures

Rings es la tercera entrega de la saga de terror que tiene como protagonista a Samara, la macabra niña que atormenta a través de una cinta de video a quienes la ven. 

Gran parte de las películas son inspiradas en libros, o en casos reales o leyendas, pero es más difícil que eso suceda cuando sus temáticas rozan lo fantástico y terrorífico. Pero las películas de The Ring ("La Llamada" o "El Aro" en algunos países), es una de las excepciones, puesto que la maldición de Samara se inspira en una historia real. Y si eres lo suficientemente valiente como para conocerla, sigue leyendo. 

El fantasma de Okiku

Si bien la historia que vemos en las películas toma como inspiración la novela de Koji Suzuki, Ringu, todo viene desde antes. Samara le debe su existencia a una antigua historia japonesa, que es tan macabra como las películas.

Pero primero que nada, recordemos un poco a la niña de las películas: Samara era una niña con dones sobrenaturales, que fue arrojada a un pozo, pero regresó de la muerte a través de una cinta maldita. Y como todos sabemos, cuando alguien mira esa cinta, automáticamente comienza la cuenta regresiva de siete días para que la niña salga del pozo y desate toda su ira sobre la persona. 

DreamWorks Pictures

Bien, teniendo en cuenta la historia popular que hemos visto tanto en las películas americanas como japonesas, el argumento de la saga se remonta al Japón medieval. La historia de Okiku tuvo lugar en el oeste de Japón, más concretamente en el Castillo Himeji, construido entre 1333 y 1346, y que actualmente es uno de los paseos preferidos de los turistas, a pesar de que la leyenda que tiene detrás no es para nada linda. 

Okiku trabajaba en el castillo como sirvienta del samurái Tessan Aoyama, quien se interesó por ella, al punto de prometerle dejar a su esposa para estar juntos. Pero, como no todo es color de rosas, Okiku no estuvo de acuerdo con esto, decisión que la llevó a ser asesinada o, como otras versiones dicen, a suicidarse. 

Una de las tareas de Okiku era la de estar al pendiente de 10 platos de oro que pertenecían al samurái, quien un día, como forma de descargar su ira, decidió esconder uno de ellos y le dijo a Okiku que de no aceptar estar con él, diría a todos que ella había robado el plato, y tal revelación haría que la torturaran para posteriormente ser ejecutada. 

Una de las versiones de la historia, dice que Okiku se quitó la vida lanzándose al pozo de agua del castillo porque no encontraba otra salida a tal situación.

Otra de las versiones que existen dice que Aoyama fue quien la tiró al pozo por no aceptar irse con él. Sea lo que sea, la historia no terminó tras su muerte. 

En la víspera del fallecimiento de la chica, se dice que ella se arrastraba fuera del pozo y se le aparecía a Aoyama por las noches, atormentándolo con sus gritos, en los que se podía escuchar claramente cómo contaba los platos de oro. Al notar que siempre faltaba uno de ellos, desataba su ira, y esto termino volviendo loco al samurái.

Actualmente, el pozo (conocido como El pozo de Okiku), continúa estando en las afueras del Castillo Himeji, y es visitado por muchos turistas año tras año. La diferencia es que ahora el pozo se encuentra cerrado con barras de metal. ¿Será para impedir que Okiku vuelva a salir? 

Este fantasma se transformó en un símbolo para representar a todas aquellas personas que murieron en Japón por causas poco naturales. En aquella cultura, a este tipo de fantasmas se los conoce como Yurei, que significa espíritu apagado. De esta manera, la historia de Samara se inspira en una triste vivencia antigua e incluso, el personaje es representado de forma muy similar a los dibujos que existen de Okiku: una joven vestida de blanco, con abundante cabello largo y negro. 

¿Conocías la historia detrás de The Ring? ¿Has escuchado alguna otra versión? ¡Cuéntanos!