explora

Descubrieron un pez tan aterrador que parece salido del inframundo: puede hacerse invisible

A pesar de lo avanzada de nuestra tecnología, las profundidades del océano son un completo misterio para la ciencia.

Se cree que por la enorme presión del agua y la falta de luz solar, en el abismo podríamos encontrar criaturas dignas de las peores pesadillas.

Este es el caso de los llamados Vantafish, que en realidad son un conjunto de por lo menos 16 especies diferentes de peces que tienen la capacidad de vivir en donde la luz del sol apenas puede llegar.

Estos peces ultra negros posee una piel especial, la cual les permite esconderse a la perfección en la oscuridad para sorprender a su presa, ya que absorben un 99.95% de la luz.

Karen Osborn, zoóloga del Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsoniano, descubrió las propiedades de estos peces por la mala, al sentirse frustrada al no poder fotografiarlos.

«No importaba cómo se configurara la cámara o la iluminación, simplemente absorbían toda la luz», explicó la científica.

Debido a eso, decidió analizar junto a su equipo la piel de 18 especímenes, recolectados en redes de arrastre en el Golfo de México.

Los resultados fueron increíbles, ya que esos peces tenían una capa de piel ultra negra que reflejaba menos del 0.6% de la luz disponible, pero otros ni siquiera llegaban al 0.5%.

Es posible que estos peces hayan evolucionado hasta tener este tipo de piel, que les permite absorber la luz bioluminiscente, emitida por sus presas u otros depredadores.

«Esta baja reflectancia pone a los peces de aguas profundas a la par con los animales más negros conocidos. Superan la oscuridad de las mariposas ultranegras (reflectancia del 0,06% al 0,5%) e igualan a las aves del paraíso negras (0,05%)»

Se les puso el nombre provisional de Vantafish por el vantablack, la sustancia más oscura conocida por la ciencia, que tiene la capacidad de absorber el 99.6% de la luz disponible.

Los científicos descubrieron que las células pigmentarias estaban extremadamente juntas en estos peces, con muy pocos espacios, si es que había alguno.

Estos peces también tienen su piel especial alrededor de los intestinos, posiblemente para ocultar la bioluminiscencia de su comida.

«La luz no rebota; la luz no pasa. Simplemente entra en esta capa y desaparece», explicó Osborn.

A pesar de que es un descubrimiento relativamente reciente, se cree que que este tipo de peces son bastante comunes en el abismo marino.

Al parecer, los Vantafish son capaces de dispersar la luz de esa forma por su propia cuenta, sin la necesidad de una estructura externa.

Entender la forma en la que funciona la piel de estos peces podría ayudar a mejorar nuestros propios camuflajes, de una forma potencialmente más barata y resistente.

¿Qué te parecieron los Vantafish?¿Crees que algún día encontraremos criaturas más sorprendentes en el fondo marino? Da tu opinión en los comentarios.

Échale un ojo a esto: