explora

Ver mucho 'nopor' podría encoger tu cerebro (la ciencia te lo advierte)

ver mucho nopor podria encoger tu cerebro la ciencia te lo advierte 0
peterschreiber.media / iStock | OcusFocus / iStock

Antes las abuelitas tenían la creencia de que ver porno era malo. Incluso advertían a todo mundo que observar ese tipo de cosas provocaba la aparición de perrillas en los ojos.

Eso solo era un mito creado alrededor del tabú de la sexualidad; sin embargo, la ciencia sí se preocupa por encontrar las afecciones reales que produce la pornografía en sus espectadores.

hombre viendo su tablet
grinvalds / iStock

Con la aparición del internet la pornografía es más accesible para los internautas y eso ha cambiado los hábitos con que se consumen los contenidos para adultos.

Por ese motivo el Instituto del desarrollo humano Max Planck, en Berlín, inició una investigación para determinar cómo afecta la pornografía al cerebro humano (aunque los resultados no fueron buenos para los amantes de las tres x).

teclado
Diy13 / iStock

Sobre el estudio

Los científicos alemanes se dieron que las personas aumentaron su consumo de pornografía debido a que el internet les ofrece mayor anonimato y accesibilidad en comparación a una tienda de DVD o de revistas.

Además, este medio no tiene regulación alguna para compartir el material. Puede ser que algunas páginas si cuentan con ciertas reglas para subir material, pero la deepweb burla todas esas políticas.

porno
Di Studio/Shutterstock

Con el fin de analizar la relación entre el consumo de pornografía y las conexiones neuronales, los científicos seleccionaron a 64 participantes para su estudio. Todos eran hombres sanos en un rango de edad de los 21 a los 45 años.

Entrevistaron a cada candidato a solas para conocer sus hábitos: desde qué edad comenzó a ver material para adultos, la frecuencia con que lo hace, así como las horas que invierte.

hombre con laptop
Marcos Calvo / iStock

Posteriormente, tomaron imágenes de su cerebro por medio de una resonancia magnética en dos rondas. Primero lo hicieron mientras los participantes estaban relajados y sin realizar ninguna actividad.

En un segundo turno, se les expuso a diversos tipo de material para adultos para tomar una imagen de su cerebro y las actividades neuronales.

resonancia magnetica
Levent Konuk vía Shutterstock

Los resultados

A partir de los resultados de las resonancias magnéticas, los científicos del Instituto Max Planck notaron que existe una correlación negativa entre la materia gris del cerebro y el número de horas que una persona ve pornografía.

Tal parece que el volumen de dopamina estriatal se ve drásticamente reducido, así que la parte del cerebro encargada de las recompensas se ve afectada.

cerebro ilustracion
peterschreiber.media / iStock

Incluso un consumo regular de material para adultos entorpece el sistema de recompensas. Para aquellos que frecuentemente ven pornografía la comunicación, entre el sistema de recompensas y la corteza prefrontal, disminuyó.

Eso significa que los individuos necesitarán de estímulos más fuertes para que puedan generar un estado de satisfacción, algo similar a lo que pasa con los adictos a las drogas.

sitio web
jmiks / iStock

Tal parece que las perrillas no eran el peor mal a consecuencia de ver pornografía, pues la conectividad neuronal del sistema de recompensas es la más afectada por este tipo de contenido.

También te puede interesar: