explora

Un oso prehistórico tan grande como un elefante: las fotos del fósil son impactantes

cientificos refutaron la teoria sobre como se poblo el continente americano con este simple dato 2
iurii via Shutterstock

Hace millones de años existían criaturas enormes y peligrosas como el mamut o el tigre dientes de sable, pero hay una que tal vez no conozcas: el oso de cara corta. El animal poseía una fuerza brutal pues los adultos podían superar los cuatro metros al estar erguidos en sus dos patas y llegar a pesar más de mil kilos. Estos animales se pudieron estudiar gracias a sus fósiles y ahora uno conmocionó a la comunidad científica.

oso de las cavernas esqueleto
Nadezda Murmakova/Shutterstock.com

El oso gigante sudamericano de cara corta fue el mayor carnívoro de su época. Ningún otro animal de su familia ha podido rebasarlo, ya que hasta el momento el oso más grande registrado en los tiempos modernos fue un oso polar de 998 kilogramos que fue capturado en Alaska en el siglo XIX.

encuentran oso de las cavernas congelado
Daniel Eskridge/Shutterstock.com

De acuerdo a la publicación científica Journal of Palentology,el esqueleto más grande de la especie extinta, se encontró en Buenos Aires, Argentina en 1935. Al estudiarlo, los expertos Blaine Schubert y Leopoldo Soibelzon quedaron impactados con su peso de 1600 kilogramos y 3.4 metros de alto pues jamás habían visto algo igual.

elefante 1
Louise Engelbrecht

Sus huesos resultaron ser del mismo tamaño que un elefante adulto africano al compararlos, lo cual lo hace inmensamente temible ya que al apoyarse en sus dos patas incluso podía superar su altura. Resulta curioso que al habitar América del Sur el tamaño de los osos comenzó a decrecer con el tiempo debido a la evolución; de manera contraria, en América del Norte crecieron.

Se tiene la teoría de que en Sudamérica un exceso de presas y la falta de competencia se combinaron para hacer del oso el rey del continente. Sin embargo, a medida que evolucionaron más carnívoros, los osos de cara corta se adaptaron, volviéndose más pequeños y más omnívoros, como el oso negro de hoy en día.

De seguir con vida la especie sería el animal terrestre más mortífero, rebasando a los leones o cualquier otro carnívoro conocido. Sus colmillos, garras y agilidad para correr lo hicieron el arma viviente perfecta con la que nadie querría meterse.

Ya que estás aquí, pasa a ver: