explora

Una bacteria mutante podría ser la esperanza de la Tierra

botella de plastico en fondo agua
Fer Gregory/Shutterstock

En tuna época donde la contaminación pasará a ser el siguiente problema tras la pandemia por COVID-19, encontrar soluciones sustentables es prioridad.

Con frecuencia, estas soluciones ya están presentes gracias a entornos naturales, pero con un "empujón" de la ciencia, representan una esperanza más amplia y diversificada.

descubren bacterias que se alimentan de metales
NatalieIme/Shutterstock.com

Siguiendo esta premisa, algunos microbios del suelo han desarrollado gusto por el plástico, uno de los materiales contaminantes más prolíficos de nuestros días.

Hace unos años, mientras experimentaban con uno de estos organismos altamente adaptados, científicos de la Universidad de Portsmouth crearon accidentalmente una enzima mutante, la cual por sí misma es capaz de devorar un 20 por ciento más de plástico que su contraparte natural.

vertedero botellas basura plastico
Roman Mikhailiuk/Shutterstock

Por otra parte, las plantas de reciclaje con frecuencia alaban el descubrimiento de la bacteria que come todo el plástico a su paso: Ideonella sakaiensis, un hallazgo japonés del año 2016 que hoy día está siendo optimizado por numerosas entidades especializadas.

A lo largo de todo este tiempo, la investigación ha demostrado que la Ideonella sakaiensis secreta una enzima (llamada PETase) que degrada el plástico para descomponer las botellas de agua.

mar contaminado plastico
Rich Carey/Shutterstock

A la enzima mejorada artificialmente en un laboratorio, se le ha denominado MHETase. Junto a su contraparte natural, las dos enzimas crean la asociación perfecta para destruir grandes toneladas de plástico.

Mientras PETase descompone la superficie de los plásticos, los investigadores dicen que MHETase desintegra en mayor medida, hasta que todo lo que queda son bloques de construcción básicos, ¡ofreciendo una gran promesa reciclaje!

cientificos econtraron el eslabon perdido de las bacterias
angellodeco/Shutterstock.com

El biólogo de Universidad de Portsmouth, John McGeehan, ha estado en investigaciones sobre prometedoras bacterias come-plástico desde el principio. Para él, la apuesta más grande respecto a estos microorganismos radicará en el tereftalato de polietileno (plástico PET):

En investigaciones recientes, la simple mezcla de PETase con la nueva enzima MHETase fue suficiente para duplicar la degradación del PET (...) Nos complació ver que nuestra nueva enzima quimérica es hasta tres veces más rápida que las enzimas separadas que se desarrollan naturalmente, lo que abre nuevas vías para trabajar en favor de la naturaleza.
The Ocean Cleanup el proyecto contra el plastico en los oceanos
fergregory/iStock/Thinkstock

En retrospectiva, McGeehan alaba la evolución natural de la Ideonella sakaiensis. No obstante, para la actual y apremiante necesidad de acabar con millones de contaminantes, la ciencia debe participar junto a las enzimas come-plásticos de manera activa:

De cara al futuro, el diseño de sistemas multienzimáticos para la despolimerización de desechos plásticos es un área prometedora y fructífera.
mar contaminado plastico
Rich Carey/Shutterstock

El estudio de McGeehan y su equipo, fue publicado enProceedings of the National Academy of Sciences. Las investigaciones para explorar todo el potencial de las "bacterias mutantes" continúan.

Ve también: