explora

A la NASA le costó millones (y una sonda) no saber convertir de pies a metros

marte mision fallida
Dotted Yeti vía Shutterstock

"Mars Climate Orbiter" (MCO) fue la misión a Marte que, hace un par de décadas, hizo perder a la agencia millones de dólares en el espacio por un error que se pudo evitar.

Los mecanismos de la sonda no presentaron defectos de fabricación ni las condiciones del espacio exterior no complicaron el viaje. El problema fue utilizar dos sistemas métricos diferentes durante su desarrollo y no verificar la conversión de millas a kilómetros en el software de navegación.

El error de la NASA y sus proveedores

De acuerdo con lo que menciona la agencia espacial, el objetivo del MCO era servir como un canal de comunicación entre las sondas Mars Polar Lander y Deep Space para estudiar la atmósfera del Planeta Rojo.

MCO fue lanzada el 11 de diciembre de 1998 desde la estación de Cabo Cañaveral y la conexión con la sonda, que ya estaba cercana a Marte, se perdió el 23 de septiembre de 1999.

mars climate orbiter
NASA

¿Qué fue lo sucedió entonces? El dispositivo desvió su trayectoria debido a que una parte del software de navegación fue diseñado para hacer cálculos con el sistema métrico decimal y otra parte del sistema funcionaba con la medición inglesa.

El error se le atribuye a tres instancias diferentes: los proveedores Jet Propulsion Laboratory y Lockhead Martin Aeronautics, además de la propia NASA.

nasa
L Galbraith / Shutterstock

De acuerdo con lo que relata El País, Jet Propulsion Laboratory se encargó de programar el sistema de navegación para viajar a distancias basadas en kilómetros. Lockhead Martin Aeronautics, encargada de fabricar la sonda, diseñó los mecanismos para calcular en pies y millas.

La NASA, por su parte, omitió verificar cómo funcionaba cada parte de la navegación de la sonda y la envió al espacio. Durante el trayecto a Marte, MCO registró varios errores de cálculo y terminó por desviarse de la zona objetivo de la misión.

rover marte cielo azul 3
Jurik Peter vía Shutterstock
La gente a veces comete errores... El problema más grande no fue ese error, sino el fallo de los servicios de ingenieros de la NASA a la hora de aplicar los mecanismos para detectar y corregir el error» dijo Edward Weiler, director de la agencia espacial en aquel entonces.

Lo que perdió la NASA

La NASA rastreó el dispositivo y determinó que los restos se encontraban a 57 km de altura sobre la superficie marciana, cuando en realidad se diseñó para orbitar a 150 km de altura. Esto provocó que la sonda se quemara por la fricción con la atmósfera.

La agencia perdió así cerca de 125 millones de dólares y dos años de investigación que iba a durar la misión. Además, complicó las misiones de las sondas Mars Polar Lander y Deep Space que debía interconectar.

shutterstock 317082452
Vadim Sadovski/Shutterstock

Los directores de la NASA, menciona El País, responsabilizaron a Lockhead Martin Aeronautics del error inicial. La agencia estipuló que la empresa privada tenía que cambiar su sistema de medición a métrico decimal.

Sin embargo, el error humano parece el principal factor para que la misión fracasara. Una correcta verificación de mecanismos y sistemas por parte de la propia NASA hubiera evitado retrasar una investigación tan prometedora.

También te puede interesar: