La NASA construyó el cohete más grande de la historia, pero después lo hizo estallar ¿por qué?

cohete de la nasa
Sergey Ginak / Shutterstock

Vivimos en los tiempos de la nueva carrera espacial, en la cual los gobiernos del mundo y algunas compañías están poniendo todos sus esfuerzos para conquistar Marte y volver a la Luna con una tripulación humana.

La NASA es una de las agencias cuyo protagonismo es vital para esta nueva era espacial. Es por eso que ingenieros del Centro Marshall de Vuelo Espacial forzaron un tanque de combustible del cohete más grande del mundo, para probar su resistencia a condiciones extremas.

Alones / Shutterstock

El tanque de hidrógeno de cohete Space Launch System soportó un 260% más de lo esperado durante cinco horas antes de que los científicos detectaran un punto de pandeo, por el cual explotó.

El experimento se realizó el 5 de diciembre por la tarde y terminaron ese mismo día pasadas las 11 de la noche.

nasa
L Galbraith / Shutterstock

Neil Otte, ingeniero en jefe de la oficina de pruebas del Centro Marshall, comentó que el propósito es mejorar sus procedimientos para construir cohetes de manera inteligente, al llevar a los límites extremos al tanque y empujar los sistemas más allá del punto de falla.

De acuerdo con Otte, en los próximos años volarán el Sistema de Lanzamiento Espacial, además del tanque de propulsores para que el cohete SLS evolucione satisfactoriamente.

La versión de prueba del tanque superó por mucho las versiones anteriores. Resistió las fuerzas de empuje esperadas para las misiones de Artemis (con las cuales se quiere regresar a la Luna) sin mostrar grietas, pandeo o quebraduras.

El Centro Marshall certificó las pruebas anteriores, en donde tanto el tanque como la versión actual del cohete fueron probados en propulsión criogénica provisional.

Para todas las pruebas, los ingenieros de la NASA y Boeing simularon las condiciones de despegue y vuelo en una versión de prueba del tanque de hidrógeno líquido del Sistema de Lanzamiento Espacial, el cual es casi idéntico al tanque de vuelo.

El tanque de prueba estaba repleto de sensores para medir el estrés del metal, su presión y su temperatura, mientras que las cámaras y micrófonos de alta velocidad capturaron cada momento para identificar un posible pandeo.

La falla del tanque está dentro de los límites que el equipo de Boening estimó, por lo que el experimento fue todo un éxito.

El equipo de ingenieros está construyendo las pruebas funcionales para la etapa central del cohete Space Launch System, para Artemis I y la etapa central de Artemis II, la cual mide 65 metros y es hasta la fecha la estructura más grande que la NASA ha construido desde Saturno V, que impulsó al transformador Apolo a la Luna.

La nueva misión a la Luna esta programada para el año 2024, por lo cual no tienen tiempo de sobra.

Échale un ojo a esto: