explora

Enorme asteroide, nombrado como un dios de la muerte, pasará cerca de la Tierra, ¡un viernes 13!

shutterstock 195523715
sdecoret/Shutterstock

El asteroide Apofis es una suerte de celebridad dentro del mundo astronómico, por dos simples razones. Tiene un intimidante diámetro de 370 metros y, cuando fue descubierto, se le asignó un grado de riesgo 4 en la Escala de Turín (que mide el potencial peligro de impacto con nuestro planeta), el más alto que se haya otorgado nunca a un objeto próximo a la Tierra.

Los cálculos indicaban en ese entonces que había un 2,7 % de probabilidades de que impactara con la Tierra en el año 2029.

Es probablemente por esto que se bautizó Apofis, el nombre griego del dios egipcio Apep, la deidad del caos y las tinieblas, representada como una maléfica serpiente del inframundo. El asteroide en definitiva tiene el nombre de un dios de la muerte, y ¿qué le decimos al dios de la muerte? Hoy no: en 2029.

Una cita pactada con Apofis, un viernes 13

asteroide cayendo en la tierra 0
Mopic vía Shutterstock

Las observaciones que siguieron después corrigieron los cálculos iniciales y eliminaron la posibilidad de impacto con la Tierra o con la Luna.

Ahora se sabe que Apofis no chocará con nuestro planeta, sino que pasará muy cerca.

Muy cerca es muy cerca: según los cálculos, pasará a apenas 31 000 kilómetros de la Tierra. Casi que sentiremos la brisa a su paso.

Y tenemos una fecha exacta para eso: será el viernes 13 de abril de 2029.

¿Debemos preocuparnos por el hecho de que el asteroide que ha sido considerado más peligroso por su potencial impacto con la Tierra se acerque más que nunca al planeta en el día que se suele asociar a la desgracia y el infortunio?

En absoluto.

Que Apofis pase tan cerca ya es motivo de celebración y de entusiasmo por parte de la comunidad científica.

Bienvenido, Apofis

Elenarts/iStock

En efecto, ver un asteroide de esta magnitud y estas características a una distancia tan cercana pero segura, es un privilegio.

Los astrónomos tendrán una oportunidad única de estudiar y entender los asteroides próximos a la Tierra, pero además se podrá observar su paso, al menos en determinadas partes del mundo, a simple vista, y será un espectáculo impresionante.

«Un objeto de este tamaño que se acerca tanto a la Tierra es un evento que ocurre cada mil años» recordó el astrónomo del MIT Richard Binzel, en la reciente conferencia sobre Defensa Planetaria de la Academia Internacional de Aeronáutica.

Estamos a una década de distancia de este acontecimiento, un tiempo de ventaja para los científicos, que podrán diseñar un plan completo y exhaustivo para estudiar el fenómeno y el objeto, y definir todo lo que podríamos aprender de él.

Se alza como un evento clave en la configuración de un plan de Defensa Planetaria, plan que el director de la NASA calificó como muy importante y que hay que tomar seriamente, no como si fuera una película de Hollywood.

«El mundo estará observando» dijo Binzel. «Es nuestra tarea estar preparados».

Sigue leyendo: