explora

Antiguo cementerio de México escondía fósiles de oso GIGANTE y de humanos de 12 mil años

oso polar gigante enojo
Asmus Koefoed/Shutterstock

Una cueva submarina en Yucatán albergaba un cementerio antiguo repleto de restos fósiles de mamíferos y seres humanos que cambian la percepción acerca de la presencia de algunas especies en Centroamérica. Hasta su descubrimiento se pensaba que estas especies solo habían existido en América del Sur pero, aparentemente, también estuvieron presentes en México hace más de 30 mil años.

La última Edad de Hielo contó con una gran variedad de animales bestiales situados para proteger el puente entre el norte y el sur de América, entre ellas un animal carnívoro con aspecto de lobo y el oso más grande que jamás se ha visto en la Tierra. Te contamos todo acerca de los descubrimientos.

Fósiles de mamíferos y humanos prehistóricos hallados en México

fosiles oso lobo mexico
Roberto Chávez-Arce vía The Royal Society

El cráneo de un gran oso de cara corta (Arctotherium wingei) y los huesos de un perro/lobo (Protocyon troglodytes) que antiguamente habitaban las tierras mexicanas fueron encontrados en la cueva Hoyo Negro de Yucatán por un equipo de investigadores que publicaron los hallazgos en la revista The Royal Society.

Lo más destacado de este descubrimiento es la conservación de los huesos, ya que el clima tropical de México acelera su deterioro. Lo que permitió su buena conservación fue el hielo proveniente del derretimiento de los glaciares.

oso arctotherium
Terminatorlegendary [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)]

Además del hallazgo de los restos de esos dos grandes mamíferos, también encontraron fósiles de perezosos, tapires, gatos dientes de sable, pumas, gomphotheres con forma de elefante e, incluso, dos esqueletos humanos de más de 12 mil de años.

Este último descubrimiento permite asegurar que los seres humanos vivieron en esa zona compartiendo la misma época que los perezosos terrestres, osos gigantes y perros carnívoros más grandes que los lobos corrientes.

fosiles huesos
The Royal Society

Esta investigación es una prueba más de que nada es seguro respecto al pasado de la Tierra y de las especies, y que cada nuevo hallazgo puede cambiar por completo las bases sentadas actualmente.

Te puede interesar: