explora

El día que Nikola Tesla se convirtió en Dr. Strange con su experimento para viajar en el tiempo

strange tesla 2018 portada 0
Marvel Comics | Wikimedia Commons/Napoleon Sarony

Entre las curiosidades que se le atribuyen al brillante inventor Nikola Tesla siempre destaca su obsesión con los viajes en el tiempo. Fueron muchos los experimentos que probó en sí mismo para trasladarse a otra época.

Existen informes basados en sus memorias que destacan la vez que logró "ver pasado, presente y futuro" (sí, como Dr. Strange) en 1895.

Con base en el descubrimiento (también ideado por Tesla) que sugiere que el espacio podría estar influenciado por los campos magnéticos, el inventor necesitó de un "Caballo de Troya" para entrar al portal que le permitiría traspasar la barrera del tiempo.

El concepto "Caballo de Troya" en este contexto, se refiere a un vehículo que pase "inadvertido" por la barrera del espacio-tiempo. Para ello, se requiere que dicho trasporte sea envuelto con material conductor que induzca señales de alta frecuencia mediante un sistema de generadores y bobinas.

De manera presunta, Tesla afirmó en sus escritos haber usado un vehículo similar para transportarse a otro lugar en otra época (nunca especificó el tipo de transporte).

Según informes biográficos de Tesla, el inventor lo consiguió, y después de atravesar el umbral del que tanto hablaba, se desvaneció de su laboratorio y reapareció en una cafetería. Ahí narró a los testigos sus vivencias:

«He visto pasado, presente y futuro al mismo tiempo. Encontré una ventana al tiempo y espacio completamente diferente mientras estuve en el campo magnético artificial que elaboré».

¿Un viaje al tiempo o un golpe muy fuerte en la cabeza?

Según varias teorías, estas narraciones de Tesla inspiraron a científicos y militares para llevar a cabo en 1943 el llamado Experimento Philaelhpia.

Aunque este proyecto tenía como finalidad invisibilizar la nave USS Eldridge (DE-173) ante los dispositivos enemigos, los resultados fueron desastrosos.

Todo comenzó con la preparación basada en el testimonio de Tesla: se envolvió la coraza del navío en un cable de una pulgada de grosor. A través del mismo, se indujo una señal de alta frecuencia mediante un sistema de generadores y bobinas.

Para desgracia de los pasajeros del barco, la invisibilidad no llegó. En cambio, algunos aseguraron (en testimonios a la policía de la época, posteriormente recopilados por prensa estadounidense) que la nave emitió una extraña niebla verde. Cuando ésta comenzó a disiparse, el navío se desvaneció y reapareció hasta el día siguiente en el puerto de Norfolk.

De acuerdo con otras declaraciones, aquello fue más que niebla verde y un cambio de puerto:

De los 176 tripulantes, menos de 100 sobrevivieron para contarlo: unos se incrustaron en las paredes del barco, otros se volvieron locos, otros sufrieron despresurización en carne propia y algunos simplemente prefirieron dispararse la cabeza ante "el horror".

El Experimento Philadelphia posee firmes creyentes, pero debido a su naturaleza militar y confidencial muchos aseguran que se trató de un bulo, un simple cuento para distraer a las masas.

Sea cual sea el caso, Philadelphia asegura en sus archivos varios golpes en la cabeza de los tripulantes del USS Eldridge (DE-173). Quizás para el propio Tesla, nunca se trató de un viaje desde el principio, sino de una alucinación producida por un accidente de laboratorio.

Es difícil a estas alturas y a tantos años después de la muerte de Tesla, confirmar cualquiera de las dos historias de los "Caballos de Troya" que lograron (cuanto menos) la teletransportación.

¿Crees en los viajes en el tiempo?, ¿crees qué involucren tanto riesgo para el cuerpo humano? ¡Déjanos tu mejor teoría en los comentarios!

Ve también: