explora

¿Te acuerdas del extraterrestre de Atacama? La verdad detrás del misterio que nos intrigó a todos

Ata es una pequeña momia encontrada en Atacama, Chile, con una cabeza de forma cónica y un cuerpo tan extraño que se dice que es un extraterrestre. Sus huesos son inusualmente duros para su tamaño, de menos de 20 centímetros de altura. La explicación sobre una criatura extraterrestre se difundió rápidamente, pero los científicos han descubierto una explicación para su existencia. La investigación fue publicada en la publicación Genome Research.

Ata fue descubierta en el desierto de Atacama junto a un pueblo fantasma en 2003 y fue comprada por un empresario español, Ramón Navia-Osorio. En 2012 permitió que Steven Greer, un médico y ufólogo, hiciera investigaciones sobre la momia. Greer es parte de un proyecto que busca revelar los secretos extraterrestres y encontrar tecnología avanzada de otros planetas.

¿Qué se ha descubierto?

Aunque la momia tiene el tamaño de un feto su estructura ósea es tan madura como la de un niño de seis años. Greer pasó la información a un investigador de la Universidad de Stanford quien descubrió que tenía ADN humano, aunque no podía explicar la forma de su cuerpo. Mayores análisis descubrieron que hay mutaciones en siete de los genes de Ata que están relacionados con el crecimiento. Esto podría explicar por qué tiene una estructura ósea tan extraña. Se llegó a la conclusión de que era un feto que murió antes de nacer o al poco tiempo de hacerlo.

Para aquellos doctores que suelen tratar a niños con enfermedades genéticas raras en los huesos la discusión no es tan complicada. Generalmente es una de las mutaciones las que causa el problema y no siete, así que es necesario descubrir cuál de ellas es la causante. Esto es un poco complejo porque no existe información de los padres. Si pudiera analizarse el ADN  de sus progenitores se podrían encontrar mutaciones que se repiten y esas serían las inofensivas, dado que no causaron problemas de crecimiento en ellos.

¿Qué más sabemos?

Por otro lado, Ata parece haber tenido una hernia diafragmática congénita, una condición que impide el desarrollo correcto del diafragma y causa peligro de vida en el nacimiento. Si hubiera nacido en un hospital la hubieran llevado a cuidados especiales, pero dado el lugar donde estaba, no contó con esas posibilidades.

Ata murió 40 años antes de ser encontrada, pero a pesar de estos descubrimientos hay personas que siguen pensando que es un extraterrestre. La ciencia parece decir lo contrario, además de unirse con la evidencia de su entierro humano, en el desierto de Atacama. Quizás en un futuro ayude a los médicos para tratar enfermedades similares, así que su estudio es fundamental.