explora

¿Qué dice la ciencia sobre los extraterrestres?

stephen hawking earth
bbc

Los extraterrestres han sido una obsesión de la humanidad por siglos, lo que se refleja culturalmente en la persistente exploración e imaginación que la ciencia ficción ha puesto al servicio de la temática.

Pero abordarla en términos estrictamente científicos requiere ir un poco más allá que imaginar simpáticas criaturas verdes o malévolas criaturas xenomorfas, que provienen de civilizaciones mucho más avanzadas.

Los extraterrestres y la ciencia

Mulder y Scully se besan en el set de filmacion de X Files
FOX

Cuando decimos extraterrestres en realidad nos estamos refiriendo a una determinada forma de vida extraterrestre, o alienígena, que puede o no ser inteligente.

Científicamente, todas estas formas de vida, que pueden ir desde un microorganismo hasta una evolucionada civilización, son hipotéticas.

No hay evidencias que prueben fehacientemente la existencia de ninguna de ellas.

La búsqueda y hasta el estudio detallado de posibles signo de vida extraterrestre ha sido una constante a lo largo de las investigaciones científicas del siglo XX.

La vida extraterrestre, por lo menos en términos de microorganismos, ha sido consistentemente hipotetizada por científicos de la talla de Carl Sagan y Stephen Hawking, con argumentos que se explican casi que por sentido común.

Han sostenido que, debido a las leyes de la física que conocemos y que rigen nuestro universo observable, y debido al vasto tamaño de éste, sería improbable que no existiera alguna forma de vida fuera de la Tierra.

Algunas teorías sostienen también que el Big Bang podría haber generado el surgimiento de vida independiente en diversos lugares del universo, mientras que otros científicos han sugerido la existencia de determinadas «zonas habitables» cercanas a algunas estrellas, donde se podría encontrar alguna forma de vida.

La base bioquímica

20 peliculas que cumplen 20 anos en 2016 mars attacks
Warner Bros.

Si se va a buscar vida en otros planetas hay algunos aspectos que se pueden asumir para simplificar la tarea.

Considerar, por ejemplo, que la vasta mayoría de las formas de vida en nuestra galaxia están basadas en el carbono y que la vida en la Tierra requiere agua como solvente en el que las reacciones bioquímicas tienen lugar.

Esto ha llevado a centrar muchos estudios en el concepto de habitabilidad planetaria, es decir en la capacidad que tienen diversos cuerpos cósmicos de sustentar vida.

De acuerdo a estas investigaciones, algunas condiciones capaces de sustentar vida similar a la de la Tierra pueden encontrarse, en mayor o menor grado, en:

  • Venus: temperatura y presión similar a las terrestres, y la constatación de que Venus tuvo agua líquida en su superficie por al menos algunos millones de años después de su formación.
  • Marte: la vida en Marte ha sido largamente hipotetizada; se cree que en el pasado albergó agua líquida, y también que tuvo un clima más húmedo y templado. Uno de los principales objetivos de la NASA actualmente es encontrar evidencia de alguna forma de vida extraterrestre antigua en Marte, sea en forma de una biosfera o de carbono orgánico.
  • Ceres: el único planeta enano del cinturón de asteroides del sistema solar tiene una atmósfera con un tenue vapor de agua, lo que también ha originado la especulación sobre vida extraterrestre.
  • Las lunas de Júpiter: aunque Carl Sagan propuso la existencia de hipotéticos microorganismos en la atmósfera de Júpiter, se comprobó después su improbabilidad, debido a la intensa radiación y otras condiciones poco favorables. Algunas de sus lunas sin embargo sí pueden ser consideradas como habitables por formas de vida, especialmente Europa.

La búsqueda de vida inteligente

et extraterrestre 2
Universal Pictures

La parte más interesante, aunque también la más dudosa o polémica en términos científicos, es la de la búsqueda de vida inteligente.

Esfuerzos al respecto son tan antiguos como del 1900, pero cobraron nuevo impulso a partir de la década de 1980, con los avances en las comunicaciones.

La principal herramienta para buscar vida extraterrestre inteligente ha sido el monitoreo de radiación electromagnética para registrar signos de transmisión desde otras civilizaciones.

También se han enfocado en crear o descifrar mensajes que podrían ser teóricamente comprendidos por otra civilización de similar avance tecnológico.

Lenguajes matemáticos, sistemas pictóricos y abordajes computarizados han sido utilizados para enviar señales al espacio con la esperanza de que sean recibidos y contestados. Hasta ahora sin éxito.

Uno de los esfuerzos más recientes destinados a la búsqueda de vida inteligente extraterrestre fue anunciado en 2015 por Stephen Hawking junto al millonario ruso Yuri Milner.

Su programa llamado Breakthrough Initiatives incluye una inversión de 100 millones en un telescopio de última generación dedicado por completo a detectar comunicación extraterrestre, y otros 100 millones en una nave que puede viajar al 20% de la velocidad de la luz hasta el sistema estelar Alfa Centauri (le llevará 20 años llegar allí y 4 años notificar sobre su exitoso arribo).

El programa también incluye un proyecto para evaluar los aspectos éticos de enviar mensajes a los extraterrestres.

Carl Sagan, entre otros, fue uno de los grandes propulsores de la comunicación con extraterrestres. Stephen Hawking, por su parte, había dicho que es un asunto demasiado complicado y habría que tener mucho cuidado.