explora

La intuición es real y tiene hasta explicación científica: entiende el sexto sentido

cerebros intuicao sexto sentido 1216 1000x649
Romanova Natali/shutterstock

Algunos lo llaman el sexto sentido. Otros, presentimiento o premonición. Algunas personas aseguran que las mujeres lo sienten más, y otras juran con dedos cruzados que no son ni un poco intuitivas.

Pero para el psiquiatra brasileño Mario Louzã, graduado de la Universidad de San Pablo y especialista en sueño, la intuición es una habilidad presente en todos nosotros. Se trata de intentar llegar a un conocimiento que está implícito en alguna situación, sin que eso sea hecho de forma consciente.

pensativo duvida intuicao 1216 1400x800
PrettyVectors/istock

Y eso no tiene nada de místico, según él. «Lejos de ser algo "mágico", [la intuición] es fruto de un conocimiento que ya se ha adquirido y que puede ser recuperado en cualquier momento», remarca el doctor.

Esto explica por qué sucede en el campo del inconsciente: la mayor parte de nuestra actividad cerebral se da fuera del campo de la percepción consciente. Es decir, el cerebro adquiere un conocimiento en el consciente y luego lo pone fuera, en el inconsciente.

Así, tiene más espacio para adquirir otros conocimientos. «Nuestra capacidad de procesamiento consciente es limitada, y el cerebro necesita "dejar de lado" algunos conocimientos adquiridos para poder procesar la nueva información», apunta Louzã.

De acuerdo con el experto, el cerebro «va a buscar» ese conocimiento en nuestra «biblioteca mental» para utilizarlo cuando sea necesario. Todo este proceso utiliza varias habilidades, incluyendo, especialmente, la atención y la memoria.

La intuición es una herramienta del cerebro

ferramentas do cerebro 1216 1721x1349
Ratsanai/istock

El ser humano posee varias herramientas para interactuar socialmente. Para convivir en sociedad, necesita entender los mensajes que son transmitidos por las otras personas, y su inmensa mayoría es a partir de un lenguaje no verbal.

«La lectura correcta de señales sutiles de expresión emocional o incluso la capacidad de "intuir" lo que el otro está pensando es fundamental para ofrecer la respuesta adecuada a la situación», señala el psiquiatra.

A su juicio, un niño con pocos meses de edad ya es capaz de reconocer expresiones faciales, es decir, «intuir» lo que significan y reaccionar a eso. A medida que crece, desarrolla y perfecciona esa capacidad interactiva.

Cómo usarla

homem duvida caminhos 0716 630x350
ra2studio/shutterstock

La intuición es activada por nuestro cerebro casi automáticamente. Pero Louzã observa que ella necesita ser verificada en la realidad cotidiana, de modo lógico-racional para que pueda ser utilizada adecuadamente.

«Si no corre el riesgo de mirar el mundo exclusivamente por el sesgo de nuestra percepción, lo que a menudo lleva a distorsiones e incomprensiones en la interacción con los demás», afirma. 

Por eso, los presentimientos necesitan ser tomados siempre con mucha cautela.

Artículo traducido desde el original de VIX Brasil, del autor Patrícia Beloni.