explora

¿Por qué me veo increíble en el espejo, pero me veo mal en las fotos? ¡Argh!

mujer confundida viendo su celular 0
FGC vía Shutterstock

Seguro alguna vez has estado en este escenario (y en más de una ocasión). Te ves en el espejo y piensas: «No inventes, qué bien me veo hoy». Será tu atuendo, tu maquillaje, tu nuevo corte de cabello o lo que sea. No importa, el caso es que te ves increíble y deseas tomarte una fotografía para atesorar el momento o para compartirla con tus seguidores en Instagram.

Te sacas un par de fotos y ¡zaz!, no te ves tan bien en ellas. Tomas más fotos y no, siguen sin salir como lo esperabas. Pero, ¿por qué pasa esto? ¿La cámara no sirve? ¿El espejo nos mintió?

Realidad 3D VS fotografía

hombre gritandole a su celular
Kues vía Shutterstock

Una de las principales causas de este fenómeno está en que el "ojo" de la cámara no funciona ni ve de la misma manera que los ojos humanos. Nuestros ojos observan imágenes en movimiento, no escenas estáticas. En este sentido, las personas nos parecemos más a una cámara de video, como lo explicó los especialistas en fotografía de Cambridge in Colour.

Cuando te miras en el espejo, la imagen resulta de la suma de lo que tus dos ojos ven más los movimientos que realiza tu cara. Por ejemplo, cuando estás hablando con una amiga, su cara se ve perfectamente normal. Pero si le tomaras una foto de repente... Bueno, todos sabemos cómo se ven las fotos mientras hablas. En 12 de cada 15 nos vemos con la boca chueca y los ojos raros. Pero como tu cerebro registra el movimiento en conjunto, tú no la ves fea ni chueca.

El cerebro es el encargado de procesar esos estímulos y de ahí surge la imagen final. Por eso existen las ilusiones ópticas, porque el cerebro también modifica lo que vemos. Las cámaras no funcionan así. El ojo humano también tiene la capacidad de enfocarse y modificar el brillo sin que lo pensemos siquiera, además de percibir el mundo en 3D y no como una imagen plana.

Cambridge in Colour definió los aspectos principales en los que se diferencian nuestros ojos con las cámaras: ángulo de visión, resolución y detalle, sensibilidad y rango dinámico. Esto no quiere decir que todas las cámaras del mundo sean malas, sólo que funcionan diferente a las de la naturaleza.

La simetría y los espejos

mujer molesta viendo su celular
Kues vía Shutterstock

Al observar nuestro reflejo en un espejo o en el vidrio polarizado de un auto, lo que en realidad vemos es una imagen invertida de nosotros. Un espejo no enseña lo mismo que tu cámara o tus amigos ven, de acuerdo con ZME Science. Esto se vuelve relevante cuando no nos gustan nuestras fotos finales durante una sesión de selfies.

Los rostros humanos no son simétricos. Tal vez hasta identifiques qué lado de tu cara te gusta más (porque tu ojo derecho está más abierto que el otro o algo por el estilo). Como cada lado es diferente, al invertir una imagen, nuestro cerebro percibe que se trata de imágenes diferentes. ¿Nunca te has sacado una selfie, como que no te encanta, pero la volteas y ¡pum! se transforma en la perfección absoluta?

Existen diversos factores que influyen en por qué las fotografías que tomamos no se ven como lo que miramos con nuestros ojos. Por eso los profesionales conocen los ángulos, iluminación y ajustes necesarios para reducir lo más posible esta diferencia. Pero no te preocupes, no es que el espejo te mienta y te veas mal. Es cuestión de física y biología.

Te recomendamos: