¿Eterna juventud? Desarrollan una forma «casi mágica» de rejuvenecer nuestras células

Billion Photos / Shutterstock

Los resultados de un novedoso estudio han demostrado que es posible rejuvenecer células viejas, a través de determinadas sustancias químicas. Las esperanzas de la ciencia consisten en que, mediante más avances, se pueda hacer que los ancianos sufran menos las consecuencias de la vejez y puedan disfrutar de una mayor calidad de vida

Las células viejas vuelven a ser jóvenes

Los especialistas sabían que los llamados factores de empalme se van perdiendo a medida que pasan los años. Los factores de empalme son señales que reciben las células para activar cambios, mediante la información que contiene su ARN en el interior. La información está prácticamente contenida en bloques. La unión de los bloques será la que determine la naturaleza de la célula

El descubrimiento de este equipo de investigación, llevado a cabo por la doctora Eva Latorre y dirigido por la profesora Lorna Harries, nos permite saber que, cuando esos cambios suceden, la célula recupera ciertas características que había perdido con el paso del tiempo. Entre ellas, los telómeros —que constituyen los extremos de los cromosomas— vuelven a crecer a casi el mismo tamaño de cuando eran células jóvenes. 

La doctora Latorre cuenta que, cuando vio a las células volverse más jóvenes, no lo podía creer. «Estas células viejas parecían células jóvenes. Fue como magia», indicó. 

Pero, ¿cómo lo hicieron? 

ktsdesign / Shutterstock

En la investigación, la doctora y su equipo les agregaron a las células envejecidas sustancias químicas similares al resveratrol y descubrieron que, efectivamente, se reactivaban los factores de empalme. Las células, frente a este cambio, no solo comenzaron a verse más jóvenes, sino que además comenzaron a dividirse, como lo harían si realmente fueran jóvenes. 

La linea que diferencia a las células jóvenes de las células viejas comenzó a verse borrosa entonces, pues si la célula, además de verse joven se comporta como tal no puede seguir siendo considerada una célula vieja. La célula rejuveneció

Los factores de empalme, que cuando envejecemos se vuelven más inactivos, comenzaron a reactivarse con el resveratrol. La investigadora y su equipo se sorprendieron ante esa situación, aunque mantuvieron la calma. Para confirmar el hallazgo, repitieron las pruebas, y obtuvieron en todas resultados similares. 

El resveratrol es un compuesto químico que, además de ser hecho en los laboratorios, se puede encontrar en cacahuetes, uvas y chocolate negro de forma natural. No obstante, no se ha comprobado que el consumo de estas comidas nos beneficie, pues la sustancia no estaría siendo inyectada directamente en las células. 

La investigación finaliza señalando que los resultados confirman que los factores de empalme están asociados al envejecimiento de las células, lo que nos puede dar ideas en torno a nuevas terapias antidegenerativas prometedoras

La ciencia demuestra, una vez más, que cuando está al servicio de la humanidad puede ayudarnos a concretar grandes logros, como el de desarrollar terapias para hacerle frente a la degeneración celular inherente al envejecimiento.

Artículos recomendados

Outbrain