Bloquear parcialmente al Sol podría ser la respuesta definitiva al cambio climático

sdecoret / Shutterstock

A medida que el cambio climático se va haciendo más preocupante, la ciencia comienza a buscar soluciones radicales, debido a que la situación de nuestro planeta es realmente drástica.

En este caso, la nueva propuesta viene de parte del científico James Crabbe, de la Universidad de Bedfordshire, del Reino Unido, quien propone bloquear parcialmente las luces solares para que vuelvan al espacio, haciendo que la Tierra se enfríe lo suficiente para evitar que los peores efectos del cambio climático comiencen a afectarnos.

Bloquear parcialmente a las luces solares

Vadim Sadovski / Shutterstock

La idea de Crabbe es bloquear a algunos de los rayos solares que vienen del espacio, liberando en la estratosfera aerosoles de sulfato. Los aerosoles de sulfato tienen un efecto por demás importante para nuestro planeta, pues se encargan de disminuir el albedo. Las cantidades más grandes de aerosoles de sulfato que han sido lanzadas a la atmósfera hasta ahora han sido a causa de erupciones volcánicas

El albedo de un cuerpo celeste es un número que indica qué cantidad de radiación absorbe del total que recibe desde el espacio. En el caso de la Tierra, el albedo ronda entre el 37 y el 39 % de la radiación proveniente del Sol. La liberación de estos aerosoles de sulfato podrían hacer que absorbamos menos radiación, haciendo que el calentamiento no siga creciendo

Crabbe cree que esta medida podría hacer que algunos de los peores efectos del cambio climático comiencen a detenerse, entre los que se encuentran el blanqueamiento de los arrecifes de coral y el aumento de la cantidad e intensidad de los huracanes, que tanto han estado afectando tanto a humanos como a animales en los últimos tiempos. 

El blanqueamiento de los corales es causado por el aumento de la temperatura promedio en los océanos, algo que los humanos no logramos percibir completamente pero que causa mucho sufrimiento en la fauna marina. Los cambios de temperatura producen estrés en los arrecifes, haciendo que los protozoos que le dan su pigmentación sean expulsados o mueran. 

Crabbe declaró haber demostrado «muy convincentemente que, al inyectar dióxido de azufre en la atmósfera, las temperaturas de la superficie del mar disminuirían significamente para el 2069». 

Crabbe y su equipo usaron modelos de computadora para simular los posibles efectos de este plan. En el modelo, no solamente se evitó el blanqueamiento de los corales sino que también se logró disminuir la frecuencia de los huracanes, dándole más tiempo a los corales para recuperarse de las tormentas. 

No obstante, intentar cambiar ecosistemas tan delicados del mundo real solo teniendo en cuenta los resultados de simulaciones en computadoras es un tema controvertido. Los cambios podrían afectar de forma negativa a varias regiones del planeta de forma inesperada. En ese caso, ciertas partes del mundo se verían perjudicadas para el beneficio de otras.

Las grandes cantidades de dióxido de carbono

calentamiento global
thechatat / Shutterstock

Si en algo está de acuerdo la comunidad científica, es en que la solución más acertada es reducir las emisiones nocivas de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono. Pero, según parece, no estamos siendo capaces de lograrlo. 

Hace un tiempo nos enteramos de que, si queremos realmente solucionar el problema, tenemos que hacer los cambios necesarios antes del 2020. Si bien las emisiones han estado disminuyendo, los organismos internacionales estiman que no lo han hecho lo suficiente como para que la Tierra se encuentre a salvo

Los cambios en la cantidad de dióxido de carbono pueden realmente peligrosos para la Tierra. Hace 300 millones de años, cuando nuestro planeta se encontraba en niveles menores a las100 partes por millón, nos convertimos en una inmensa bola de nieve. En esa época, la cantidad de dióxido de carbono no era mucha, a diferencia de ahora, aunque también puso al planeta en un aprieto.

La propuesta de Crabbe ha sido recibida con variedad de reacciones en la comunidad científica. Para casi todos los científicos, llevar adelante este plan es peligroso, pero algunos dicen que, de todas formas, no tomar medidas es como firmar el acta de defunción de nuestro planeta

En estos momentos, la cantidad de dióxido de carbono en la Tierra se encuentra en las 400 partes por millón. Este número, al comienzo de la Revolución Industrial, se encontraba en 275, una señal de lo rápido que hemos hecho que aumente. Si no queremos estar en serios problemas, deberíamos hacer que el número no suba de 450

¿Qué opinas sobre la polémica propuesta de Crabbe acerca de bloquear parcialmente las luces solares? ¿Crees que la liberación de aerosoles de sulfato en la atmósfera realmente puede ser una solución al problema del calentamiento global? 

Si te pareció interesante, también te recomiendo leer: