explora

Esto es lo que dice y muestra la NASA sobre los terremotos en México

NASA

La magnitud de los recientes sismos que han cimbrado a nuestro país no pasó desapercibida para los científicos de varias áreas. Tal es el caso de la National Aeronautics and Space Administration (NASA), agencia de investigación que tomó algunas fotografías satelitales y difundió importante información sobre los temblores del 7 y 19 de septiembre.

Respecto al sismo de 7.1 grados del 19 de septiembre, la NASA dio a conocer que activó el Nivel 1 de su Programa de Desastres para dar apoyo a las autoridades mexicanas por medio de las agencias de respuestas estadounidenses y el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) en México. Esto con la finalidad de facilitar a los especialistas mexicanos modelos de susceptibilidad de deslizamientos e imágenes de radares para la evaluación de daños; herramientas que ayudarán a la creación de un plan de acción para la reconstrucción de las zonas con más daños.

En este mapa, elaborado en coordinación con el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en Inglés) muestra la intensidad con la que el temblor afectó los diferentes estados que rodean al epicentro.

USGS- NASA

En esta otra imagen podemos observar la aceleración sísmica del terremoto del 19 de septiembre. Como su nombre lo indica, se trata de una medición de la aceleración que presenta la superficie terrestre con un sismo. A diferencia de la escala Richter, no se trata de una medida de magnitud, más bien es de intensidad. Aquí puedes ver el mapa de manera interactiva.

USGS- NASA

Además, la NASA explicó que se utilizaron imágenes de radar de apertura sintética interferométrica, tomadas con el radar del satélite Copernicus Sentinel-1A, para que científicos del proyecto Advanced Rapid Imaging and Analysis (ARIA), el Jet Propulsion Laboratory y el Instituto Tecnológico de California puedan crear un mapa que muestre la deformación de la superficie terrestre en las regiones afectadas por el sismo.

El siguiente mapa está compuesto por 12 fotografías que tomó el radar del satélite, entre el 8 y el 20 de septiembre (los días inmediatos a los sismos de 8.2 y 7.1 grados), para conocer el movimiento superficial y permanente provocado por ambos temblores, en la superficie del territorio mexicano.

De acuerdo con la agencia de investigación estadounidense, cada ciclo de color representa 2.8 centímetros de movimiento superficial. Los científicos de la NASA también explicaron que, afortunadamente, no hubo grandes rupturas en la superficie, dado que el epicentro ocurrió a una profundidad de 50 kilómetros.

NASA

En este otro mapa, creado con imágenes satelitales del Copernicus Sentinel-1, servirá para establecer un Procesamiento de Daños en la zona central de México, mismos que se señalan con los puntos rojos y amarillos. El mapa cubre un área de 175 por 170 kilómetros y cada pixel abarca 30 metros de diámetro.

De acuerdo con la información proporcionada por la NASA «La variación de color del amarillo al rojo indica un cambio cada vez más significativo de la superficie del suelo»; esto nos permite ver cuáles zonas de las colonias Roma, Condesa, Roma Norte y Zona Rosa resultaron más afectadas por el sismo del 19 de septiembre.

NASA

En cuanto al terremoto del 7 de septiembre, con epicentro en Chiapas, el Jet Propulsion Laboratory de la NASA también trabajó con el proyecto ARIA y el Instituto Tecnológico de California para tener un mapa satelital que determine las zonas más dañadas por el temblor en Chiapas y Oaxaca, sobre todo en la región de Juchitán de Zaragoza.

Al igual que en el mapa anterior, los puntos amarillos, naranjas y rojos abarcan un total de 30 metros de diámetro y establecen el grado de afectación en cada zona. «Esta mapa de daños se debe usar como guía para identificar las áreas afectadas», detallaron los investigadores.   

NASA

Finalmente, la NASA compartió algunas imágenes del Grupo SpecOps que colaboraron con las autoridades mexicanas en las zonas afectadas por el sismo del 19 de septiembre. Los especialistas de dicha agrupación utilizaron un radar llamado FINDER para ayudar en las operaciones de rescate. Este aparato es de gran utilidad, pues sirve para detectar los latidos del corazón de los sobrevivientes que quedaron atrapados bajo los escombros.

NASA

Neil Chamberlain, gerente de tareas de FINDER comentó: «Nuestros corazones están con la gente de México. Nos complace saber que nuestra tecnología está siendo utilizada para hacer una diferencia allí».

Seguro esto te interesa: ¿Pues de qué está hecha la Torre Latino que no se cae?