explora

¿Por qué los mayas le tenían miedo a los eclipses?

eclipse solar los mayas
Shutterstock/ Omer Gurbuz/ Matthew J Davis

El Sol y la Luna eran muy importantes para la cultura maya, los astros representaban deidades, además de ser imprescindibles para la vida cotidiana: gracias a la luz del Sol es que las plantas, los animales y los seres humanos podemos seguir viviendo y alimentándonos. Gracias a la Luna y su luz nocturna la noche no era tan oscura, para los mayas ésta era la protectora de las aguas, la que brindaba la energía fecundante, la fertilidad y protegía los nacimientos.

Para los mayas, la Luna y el Sol forman parte imprescindible para el ciclo de vida, una cadena que claramente los mayas respetaban con mucha devoción.

Cualquier alteración en los llamados dioses provocaba desconcierto en el pueblo maya. Su miedo más grande es que estos se «apagaran», el Sol durante el día y la Luna por la noche, es por eso que los eclipses provocaban desconcierto y temor.

se viene un eclipse y argentina es uno de los mejores lugares para disfrutarlo
alexaldo/istock

El temor a los eclipses entre las comunidades mayas contemporáneas era muy común, según un artículo publicado por la UNAM, los eclipses representaban peligro, generaban angustia y simbolizaban una manifestación de los sagrado que los pueblos mesoamericanos no podían controlar, lo que los atemorizaba aún más.

Si bien los mayas se caracterizan por sus precisos estudios a los astros, estos estaban en manos de los sacerdotes, quienes eran los únicos que se dedicaban a las investigaciones de este tipo. Así que el pueblo en general les tenía miedo, porque no tenían acceso a dicha información.

También podría interesarte: ¡Prepárate! Debes saber estas 5 cosas antes del siguiente eclipse solar

Para el pueblo maya en general era muy temible presenciar un eclipse solar y observar una oscuridad inesperada, les generaba temor ver cómo la temperatura descendía a la mitad de la tarde y los animales se iban a dormir, los pájaros buscando sus nidos y los grillos sonando como si se tratara de el anochecer. Para los mayas este eclipse representaba la muerte de un dios.

Igor Zh / Shutterstock

En el caso de los eclipses lunares, las mujeres mayas eran las que más se sentían amenazadas, ya que la Luna representaba todo lo que tenía que ver con la feminidad y la fertilidad.

Los eclipses se atribuían a unos animales míticos y malignos llamados 'xulab', que «tratan de comerse al Sol o a la Luna».

En general, estos fenómenos representaban un desconcierto para toda la naturaleza, para aquella época, los eclipses generaban una escena irreal, es por eso que se consideraban dramáticos y peligrosos.

Pero ahora que sabemos de qué se tratan, podemos disfrutarlos con las debidas precauciones, ¿viste el eclipse del 21 de agosto? Cuéntanos qué te pareció en los comentarios.

También podría interesarte: Tu mascota debería estar dentro de casa durante el eclipse, según expertos