explora

Especialistas encuentran nuevas características acerca de las ondas gravitacionales y le llaman «memoria huérfana»

Panorama historico de nuestros hallazgos sobre las galaxias y el descubrimiento de EGS8p7 la mas vieja de toda la era intergalactica 1
eternalsphere25/iStock/Thinkstock

Un equipo de especialistas del Centro de Astrofísica de la Universidad de Monash han descubierto una nueva característica respecto a las ondas gravitacionales.

Según la teoría general de la relatividad de Einstein, las explosiones cósmicas o las interacciones potentes entre los cuerpos del espacio pueden hacer que el espacio-tiempo se estire mediante un mecanismo llamado «ondas gravitacionales».

Pero según este equipo de especialistas, después de que eso sucede el espacio-tiempo permanece estirado; es decir que no vuelve a su estado original otra vez.

¿Por qué es importante este fenómeno?

5435965660 53fa5380b2 z
Square Kilometre Array/Flickr

El equipo primero ha decidido crear un nuevo concepto frente al fenómeno, al cual se le llamó «memoria huérfana».

Este nombre surge debido a que el universo una vez que ha sido estirado por las ondas gravitacionales no vuelve a su estado natural como si tuviera una especie de memoria.

Por otro lado lo de «huérfana» hace referencia a que aún no es posible detectar directamente a las ondas gravitacionales que fueron las madres de dicha memoria.

Sin embargo, aunque el detector de ondas gravitacionales más potente del planeta (el LIGO) no pueda llegar a verlas, es posible que con el estudio de las memorias que ellas generan se pueda al menos conocer de su existencia.

Maryia Kuprevich / Shutterstock

Más allá de que quizás no sea posible encontrar a las ondas gravitacionales que generaron el estiramiento, con la memoria que ellas generan puede llegar a ser posible saber que estuvieron allí y que causaron tal efecto.

Según ha señalado este equipo de especialistas, son justamente las ondas gravitacionales de alta frecuencia —las que el LIGO no puede detectar— las que pueden dejar las memorias más analizables (como por ejemplo las ondas gravitacionales generadas por la interacción de los agujeros negros).

La parte buena es que este descubrimiento finalmente podría ayudar al LIGO a «detectar las ondas gravitacionales como nadie pensó que podría».

Quizá también te interese leer: