La ciencia encontró la mejor manera de tratar una picadura de medusa

Casi nadie se ha salvado de las picaduras de medusa (también conocida como agua viva) en la playa y, cuando sucede, el dolor es inmediato y realmente molesto.

Estas picaduras son muy dolorosas y seguro ya has escuchado que la solución es orinar en la herida, pero ahora parece ser que la ciencia asegura que en realidad eso es totalmente innecesario.

¿Cuál es la solución más efectiva?

Como cocinar medusas 1 2
Ingram Publishing/Thinkstock

El estudio realizado por científicos de la Universidad de Hawái en Manoa se centró en investigar qué acciones recomendadas de primeros auxilios eran más efectivas para las picaduras de la medusa Physalia physalis.

Y encontraron que lo mejor es enjuagar la herida con vinagre para quitar cualquier aguijón residual o tentáculo de la piel y luego sumergir la herida en agua caliente (no más de 45º C) o aplicar una bolsa caliente durante 45 minutos.

Según los científicos, esta solución es la más efectiva, sin importar qué tipo de medusa haya sido la causante.

¿El fin de años de un mal tratamiento?

Como se desplazan las medusas 2
iStock/Thinkstock

La nueva investigación cuestiona décadas de procedimientos de primeros auxilios ante picaduras. Hoy en día, el protocolo recomendado para las medusas Physalia physalis y Physalia utriculus, consiste en lavar el área infectada con agua salada antes de raspar los tentáculos y luego aplicar un paquete de hielo en la zona, para disminuir el impacto de la picadura.

Sin embargo, como la ciencia ahora ha podido demostrar, esto es lo peor que podemos hacer.

Según los expertos, raspar los tentáculos logra aplicar más presión a la zona, lo que aumenta  el disparo de las cápsulas que pican, lo que significa que se inyecta más veneno. A su vez, lavar la herida en agua salada logra extender la picadura sobre la piel, mientras que la bolsa de hielo en la zona empeora el dolor.

Los investigadores encontraron que la aplicación de vinagre es mucho más eficaz, y que el calor en la zona (en vez del frío) logra desactivar el veneno.

Así que ya sabes, la próxima vez que te enfrentes a una picadura de medusa prueba con este nuevo y más efectivo método.