explora

Esta es la razón científica por la que los bebés no deben tomar agua antes de los 6 meses

bebe tomando agua
ffoto29 / Shutterstock

Durante los primeros meses de vida, la recomendación médica es que los bebés solo consuman leche materna o fórmula especialmente desarrollada para ellos y luego, poco a poco, se van introduciendo los primeros sólidos.

Muchos padres creen que en días de calor o para asegurarse que el pequeño esté hidratado es beneficioso darle a beber agua, pero la ciencia afirma que se trata de algo peligroso. Hoy te contamos las razones.

¿Por qué los bebés no pueden tomar agua?

Los usos cientificos de la leche materna 1
Fuse/Thinkstock

El agua nos parece sana y no por nada es lo mejor que podemos beber las personas, tanto niños como adultos, pero en ese grupo no se incluye a los bebés menores de seis meses y es por su propio bien.

¿Por qué los bebés de menos de medio año no deben beber agua? La razón está en que el agua provoca reacciones que el cuerpo de estos pequeños no está en condiciones de asimilar.

Los adultos eliminamos la mayoría del agua que consumimos a través de la orina y a la vez botamos sodio y otros minerales. Al tomar y eliminar agua, los bebés estarían también deshaciéndose de sodio y electrolitos que su cuerpo requiere para funcionar.

Al producirse esta baja de sodio y electrolitos,los pequeños pueden sufrir convulsiones, inflamación cerebral, baja de temperatura corporal y otras consecuencias que pueden llegar a ser mortales o dejar efectos a largo plazo si es que no reciben tratamiento inmediato.

Otra razón para no darles agua a los menores de seis meses está en que el agua potable puede contener bacterias y virus que no se eliminan en el proceso de depuración y su sistema inmune aún inmaduro no tiene los anticuerpos para luchar contra ellos.

bebe
Tatiana Chekryzhova / Shutterstock

Si un bebé tiene sed, la leche materna o fórmula especial para pequeños de esa edad les entrega toda el agua necesaria sin dañarlos. En este sentido, se recomienda que al preparar los biberones de fórmula se utilice agua hervida y en la cantidad exacta, sin pasarse.

En casos donde el bebé puede estar perdiendo agua por exceso de calor o si padece diarrea, la primera medida para hidratarles es nuevamente la leche materna o fórmula, si es que se rehusa a tomarla lo ideal es consultar al personal médico, quien podría autorizar o no el uso de agua o la necesidad de rehidratación intravenosa en un hospital.

A partir de los seis meses y siempre siguiendo la guía del pediatra, los bebés pueden consumir pequeñas cantidades de agua ya que si se les da demasiada pueden perder el apetito y no comer lo que realmente necesitan y lo mismo se aplica a los jugos. No está de más decir que el agua debe ser embotellada o, si viene del grifo hervida.