La ciencia responde: ¿A dónde va la grasa que perdemos cuando adelgazamos? 

grasa
Suzanne Tucker/Shutterstock

Las dietas para quemar calorías y disminuir la grasa nos acompañan desde nuestra adolescencia hasta la tercera edad. La gran cantidad de productos consumibles que tienen alto contenido en grasa y azúcares y nuestra creciente adicción hacen necesaria la creación de dietas especializadas para mejorar nuestra salud.

Por lo tanto, muchos de nosotros hemos hecho dietas, hablado sobre dietas y quizás creemos saberlo todo al respecto. En muchos casos leemos o escuchamos que la grasa es convertida en energía o en calor, o que la grasa es convertida en músculo.

Pero en realidad cuando una persona pierde grasa, la elimina por medio de la exhalación.

Exhalando la grasa

grasa 3
Prof foto 101/Shutterstock

Según explica el profesor de la Universidad de Nueva Gales del Sur. Andrew Brown, hay una gran confusión en cuanto a los procesos metabólicos durante la pérdida de peso. En realidad, cuando perdemos peso exhalamos nuestra grasa como dióxido de carbono, que luego se almacena en el aire. Pero como este gas es invisible al ojo humano, no podemos reconocer cuándo la grasa está quitando nuestro cuerpo. 

Lo que sucede a nivel molecular es que cuando consumimos carbohidratos y proteínas en exceso, se convierten en triglicéridos, que son básicamente moléculas de carbono, hidrógeno y oxígeno. Luego, estos triglicéridos son almacenados en las células de grasa.

Entonces, para adelgazar, debemos metabolizar estos triglicéridos y esto se obtiene al liberar el carbono que está almacenado en estas moléculas.

En cifras... 

grasa 2
pixinoo/Shutterstock

Cuando una persona pierde 10 kilogramos de grasa, esto significa que produjo 28 kilogramos de dióxido de carbono y 11 kilogramos de agua, a partir de 29 kilogramos de oxígeno. 

Pero a su vez, los científicos estudiaron el destino de los 10 kilogramos de grasa y reportaron que 8,5 kilogramos son exhalados como dióxido de carbono y el resto es transformado en agua que es excretada por la orina, la materia fecal, la respiración, las lágrimas, etcétera. Como la gran mayoría de la grasa se transforma en dióxido de carbono, entonces los pulmones son el principal órgano para la pérdida de peso.

Esto no significa que debemos respirar más para adelgazar. Por el contrario, respirar más de lo requerido puede derivar en problemas como hiperventilación, mareos, palpitaciones y pérdida de consciencia. 

Para disminuir la cantidad de grasa corporal, lo mejor es el ejercicio y una dieta balanceada.

Recomendaciones de la semana: