pop

Cómo optimizar las redes inalámbricas

146811587 1
iStockphoto/Thinkstock

Los cantidad de dispositivos que se conectan a Internet aumentan rápidamente y la tendencia es que operen con conexiones wi-fi. Aunque esto tiene la obvia ventaja de que no haya cables en el medio, se deben considerar varias cuestiones para optimizar el uso de estas redes. Como explicamos a continuación, estas cuestiones incluyen al soporte, seguridad, dispositivos (routers, repetidores) y regulación e interferencia de las frecuencias.

Seguridad de redes inalámbricas

Para evitar que extraños ingresen a tu red, lo primero que debes hacer es cambiar la contraseña de fábrica, generalmente escrita en la base del router. Además, es necesario usar un sistema de encriptación más confiable, como el WPA2 que incorpora normas más seguras que el WEP y WPA.

Otra medida de prevención es ocultar el nombre público de la red (SSID) para que no aparezca entre las redes disponibles, aunque esto puede revelarse con algún software.

147264910
iStockphoto/Thinkstock

Routers y repetidores

Aunque lo común es vincular el router wi-fi al módempara montar la red wi-fi, que haya tantos cables entrecruzados desde la PC hasta la línea telefónica puede generar que la señal se pierda o haya errores de conexión.

92050513
iStockphoto/Thinkstock

Por eso, lo mejor es comprar un módem router inalámbrico, que unifica los dos aparatos y cuesta unos 90 dólares. Otra ventaja es que, generalmente, el módem ADSL suele admitir una conexión, mientras que estos dispositivos ofrecen hasta cuatro bocas más la función wireless.

Por otra parte, si la señal no llega a todos los rincones, se puede evitar mover el router usando un repetidor de señal o range expander, que cuesta unos 66 dólares y cuya función es captar la señal inalámbrica y reenviarla aumentada. Cualquier módem puede usarse como repetidor siempre que tenga función WDS (Wireless Distribution System).

95842639
iStockphoto/Thinkstock

Evitar interferencias en redes wi-fi

Para evitar interferencias en la señal, lo ideal es ubicar el router en un lugar alto (que no sea una estructura metálica) y alejarlo del suelo, ventanas, muros y parlantes. Para regular la velocidad, se puede usar varios programas, como WLAN Optimizer (mejora los tiempos de latencia y velocidad de las conexiones) o Live Wifiway (incluye herramientas de auditoría, seguridad y análisis).

En cuanto a la velocidad, también es necesario considerar la cantidad de usuarios que usarán la red: aunque los módem hogareños soportan unos ocho usuarios simultáneamente, si todos se conectan a la vez el ancho disponible se repartirá entre ellos. Con una conexión de 10 Mb esto no sería un problema pero con una de 3 Mb se sentirán demoras.

Por otra parte, los teléfonos inalámbricos usan el mismo rango de frecuencia que el sistema wi-fi y pueden distorsionar la señal, lo mismo que los microondas, ascensores u otros dispositivos. La solución para esto es cambiar el canal o la frecuencia del wi-fi, que a nivel estándar suele ser de 2.4 GHz, aunque varios módems ofrecen una frecuencia alternativa de 5.8 GHz.